domingo, 28 de febrero de 2016

Avisos 29 de Febrero al 5 de Marzo

• Próximo miércoles 2 a las 20:45 horas: Reunión de MEC (Ministros Extraordinarios de la Comunión).  Próximo jueves 3 a las 20:45 horas: Reunión de Catequistas de Comunión.

• El próximo viernes 4, como todos los primero viernes del Año de la Misericordia, el Padre Juan confesará de 9 a 13 hs. y de 16 a 20 hs.

• Todos los viernes de Cuaresma, antes de la misa de las 20 horas, se rezará el Vía Crucis (en reemplazo de la Adoración Eucarística).

• Recordamos el horario de Misas diarias: 20 horas de martes a sábados. Los domingos a las 11 y a las 20. Y la atención en Secretaría Parroquial se desarrolla de lunes a viernes de 17 a 20 horas, estando a cargo de la Hermana Laura.

• El ropero comunitario atenderá todos los miércoles de 16 a 18 horas

Apoyo escolar secundario: sábados de 10 a 12 horas.

•  Invitamos a las personas con vocación de servicio al prójimo que se sumen al Grupo Vicentino “Cura Brochero” de la parroquia. Se realizan acciones solidarias con el carisma de San Vicente de Paul, y una vez a la semana se visitan diversos hogares geriátricos de la zona, llevando la Palabra y la Eucaristía a nuestros hermanos internados en los mismos. Los interesados pueden concurrir a las reuniones que el Grupo tiene en la parroquia los 2° y 4° jueves de cada mes a las 18 horas.

De interés para agentes pastorales que colaboran en Liturgia: El sábado 5 de marzo se realizará un Taller Litúrgico Pastoral sobre el tema “Triduo Pascual”, animado por el P. Mario Sánchez. Será de 14 a 17:30 hs. en la Casa del Catequista (Obispo Trejo 459). Organiza: Comisión Arquidiocesana de Liturgia, Córdoba.

• Están en marcha los trabajos de “Remodelación del Atrio Parroquial”. Quienes puedan ayudar con los costos de esta importante y necesaria obra adquiriendo bonos colaboración, pueden pasar diariamente por secretaría o bien los sábados y domingos al final de las misas. Muchas gracias.

sábado, 27 de febrero de 2016

Lecturas del Domingo 3 de Cuaresma (C)

DOMINGO III DE CUARESMA (Ciclo C)

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Éxodo (Éx 3, 1-8a. 10. 13-15)                   

Moisés, que apacentaba las ovejas de su suegro Jetró, el sacerdote de Madián, llevó una vez el rebaño más allá del desierto y llegó a la montaña de Dios, al Horeb. Allí se le apareció el Ángel del Señor en una llama de fuego, que salía de en medio de la zarza. Al ver que la zarza ardía sin consumirse, Moisés pensó: “Voy a observar este grandioso espectáculo. ¿Por qué será que la zarza no se consume?”. Cuando el Señor vio que él se apartaba del camino para mirar, lo llamó desde la zarza, diciendo: “¡Moisés, Moisés!”. “Aquí estoy”, respondió él. Entonces Dios le dijo: “No te acerques hasta aquí. Quítate las sandalias, porque el suelo que estás pisando es una tierra santa”. Luego siguió diciendo: “Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Moisés se cubrió el rostro porque tuvo miedo de ver a Dios. El Señor dijo: “Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos. Por eso he bajado a librarlo del poder de los egipcios y a hacerlo subir, desde aquel país, a una tierra fértil y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel. Ahora ve, yo te envío al Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas”. Moisés dijo a Dios: “Si me presento ante los israelitas y les digo que el Dios de sus padres me envió a ellos, me preguntarán cuál es su nombre. Y entonces, ¿qué les responderé?”. Dios dijo a Moisés: “Yo soy el que soy”. Luego añadió: “Tú hablarás así a los israelitas: ‘Yo soy’ me envió a ustedes”. Y continuó diciendo a Moisés: “Tu hablarás así a los israelitas: El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, es el que me envía. Este es mi nombre para siempre, y así será invocado en todos los tiempos futuros”.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 102, 1-4. 6-8. 11

R. El Señor es bondadoso y compasivo.

Bendice al Señor, alma mía,
que todo mi ser bendiga a su santo Nombre;
bendice al Señor, alma mía,
 nunca olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas
y sana todas tus dolencias;
rescata tu vida del sepulcro,
te corona de amor y de ternura. R.

El Señor hace obras de justicia
y otorga el derecho a los oprimidos;
él mostró sus caminos a Moisés
y sus proezas al pueblo de Israel. R.

El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
cuanto se alza el cielo sobre la tierra,
así de inmenso es su amor por los que lo temen. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Corinto (1Cor 10, 1-6. 10-12)

Hermanos: No deben ignorar que todos nuestros padres fueron guiados por la nube y todos atravesaron el mar; y para todos, la marcha bajo la nube y el paso del mar, fue un bautismo que los unió a Moisés. También todos comieron la misma comida y bebieron la misma bebida espiritual. En efecto, bebían el agua de una roca espiritual que los acompañaba, y esa roca era Cristo. A pesar de esto, muy pocos de ellos fueron agradables a Dios, porque sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Todo esto aconteció simbólicamente para ejemplo nuestro, a fin de que no nos dejemos arrastrar por los malos deseos, como lo hicieron nuestros padres. No nos rebelemos contra Dios, como algunos de ellos, por lo cual murieron víctimas del Ángel exterminador. Todo esto les sucedió simbólicamente, y está escrito para que nos sirva de lección a los que vivimos en el tiempo final. Por eso, el que se cree muy seguro, ¡cuídese de no caer!
Palabra de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (Lc 13, 1-9)
En cierta ocasión se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios. Él les respondió: “¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera”. Les dijo también esta parábola: “Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: ‘Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?’. Pero él respondió: ‘Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré. Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás’”.
Palabra del Señor.

domingo, 21 de febrero de 2016

Avisos 21 al 28 de Febrero

• Recordamos el horario de Misas diarias: 20 horas de martes a sábados. Los domingos a las 11 y a las 20.

• La atención en Secretaría Parroquial se desarrolla de lunes a viernes de 17 a 20 horas.

• El ropero comunitario atenderá en Febrero el 2° y 4° miércoles de 16 a 18 horas. Y a partir de Marzo, todos los miércoles en el mismo horario.

• Apoyo escolar secundario: sábados de 10 a 12 horas.

• Todos los viernes de Cuaresma, antes de la misa de las 20 horas, se rezará el Vía Crucis (en reemplazo de la Adoración Eucarística). Y todos los primeros viernes de este año habrá un espacio especial para el sacramento de la reconciliación. Esos días: Confesiones de 09:00 a 13:00 hs. y de 16:00 a 20:00 hs.

• El sábado 27 de febrero de 09:00 a 12:30 hs. se reunirá el Consejo Pastoral Parroquial, preparando las celebraciones de la próxima Semana Santa. Si alguien quiere presentar sugerencias puede hacerlo por mail a secretariapdelvalle@gmail.com  o a  pdelvalecba@gmail.com

sábado, 20 de febrero de 2016

Lecturas del Domingo 2 de Cuaresma (C)

DOMINGO II DE CUARESMA (Ciclo C)

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Génesis (Gn 15, 5-12. 17-18)                   

Dios dijo a Abrám: “Mira hacia el cielo y, si puedes, cuenta las estrellas”. Y añadió: “Así será tu descendencia”. Abrám creyó en el Señor, y el Señor se lo tuvo en cuenta para su justificación. Entonces el Señor le dijo: “Yo soy el Señor que te hice salir de Ur de los caldeos para darte en posesión esta tierra”. “Señor, respondió Abrám, ¿cómo sabré que la voy a poseer?”. El Señor le respondió: “Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una tórtola y un pichón de paloma”. Él trajo todos estos animales, los cortó por la mitad y puso cada mitad una frente a otra, pero no dividió los pájaros. Las aves de rapiña se abalanzaron sobre los animales muertos, pero Abrám las espantó. Al ponerse el sol, Abrám cayó en un profundo sueño, y lo invadió un gran temor, una densa oscuridad. Cuando se puso el sol y estuvo completamente oscuro, un horno humeante y una antorcha encendida pasaron en medio de los animales descuartizados. Aquel día, el Señor hizo una alianza con Abrám diciendo: “Yo he dado esta tierra a tu descendencia”.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 26, 1. 7-9. 13-14

R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida,
¿ante quién temblaré? R.

¡Escucha, Señor, yo te invoco en alta voz,
apiádate de mí y respóndeme!
Mi corazón sabe que dijiste:
“Busquen mi rostro”. R.

Yo busco tu rostro, Señor, no lo apartes de mí.
No alejes con ira a tu servidor,
Tú, que eres mi ayuda; no me dejes ni me abandones,
mi Dios y mi salvador. R.

Yo creo que contemplaré la bondad del Señor
en la tierra de los vivientes.
Espera en el Señor y sé fuerte;
ten valor y espera en el Señor. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Filipos (Flp 3, 17—4, 1)

Hermanos: Sigan mi ejemplo y observen atentamente a los que siguen el ejemplo que yo les he dado. Porque ya les advertí frecuentemente y ahora les repito llorando: hay muchos que se portan como enemigos de la cruz de Cristo. Su fin es la perdición, su dios es el vientre, su gloria está en aquello que los cubre de vergüenza, y no aprecian sino las cosas de la tierra. En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, y esperamos ardientemente que venga de allí como Salvador el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro pobre cuerpo mortal, haciéndolo semejante a su cuerpo glorioso, con el poder que tiene para poner todas las cosas bajo su dominio. Por eso, hermanos míos muy queridos, a quienes tanto deseo ver, ustedes que son mi alegría y mi corona, amados míos, perseveren firmemente en el Señor.
Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN
Mt 17,5

Desde la nube resplandeciente se oyó la voz del Padre: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo”.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (Lc 9, 28b-36)
Jesús tomó a Pedro, Juan y Santiago, y subió a la montaña para orar. Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestiduras se volvieron de una blancura deslumbrante. Y dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que aparecían revestidos de gloria y hablaban de la partida de Jesús, que iba a cumplirse en Jerusalén. Pedro y sus compañeros tenían mucho sueño, pero permanecieron despiertos, y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Mientras estos se alejaban, Pedro dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. Él no sabía lo que decía. Mientras hablaba, una nube los cubrió con su sombra y al entrar en ella, los discípulos se llenaron de temor. Desde la nube se oyó entonces una voz que decía: “Este es mi Hijo, el Elegido, escúchenlo”. Y cuando se oyó la voz, Jesús estaba solo. Los discípulos callaron y durante todo ese tiempo no dijeron a nadie lo que habían visto.
Palabra del Señor.

domingo, 14 de febrero de 2016

Avisos 14 al 20 de Febrero

• Recordamos el horario de Misas diarias: 20 horas de martes a sábados. Los domingos a las 11 y a las 20.

• La atención en Secretaría Parroquial se desarrolla de lunes a viernes de 17 a 20 horas. La secretaria es la Hermana Laura.

• El ropero comunitario atenderá en Febrero el 2° y 4° miércoles de 16 a 18 horas. Y a partir de Marzo, todos los miércoles en el mismo horario.

• Apoyo escolar secundario: sábados de 10 a 12 horas.

• Todos los viernes de Cuaresma, antes de la misa de las 20 horas, se rezará el Vía Crucis (en reemplazo de la Adoración Eucarística). Y todos los primeros viernes de este año habrá un espacio especial para el sacramento de la reconciliación. Esos días: Confesiones de 09:00 a 13:00 hs. y de 16:00 a 20:00 hs.
Recuerden que se puede seguir el viaje apostólico del Papa Francisco a México con todos sus detalles e incluso televisión en vivo, haciendo clic acá.

sábado, 13 de febrero de 2016

Lecturas del Domingo 1 de Cuaresma (C)

DOMINGO I DE CUARESMA (Ciclo C)

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Deuteronomio (Deut 26, 1-2. 4-10)                   

Moisés habló al pueblo diciendo: "Cuando entres en la tierra que el Señor, tu Dios, te da en herencia, cuando tomes posesión de ella y te establezcas allí, recogerás las primicias de todos los frutos que extraigas de la tierra que te da el Señor, tu Dios, las pondrás en una canasta, y las llevarás al lugar elegido por el Señor, tu Dios, para constituirlo morada de su Nombre. El sacerdote tomará la canasta que tú le entregues, la depositará ante el altar, y tú pronunciarás estas palabras en presencia del Señor, tu Dios: 'Mi padre era un arameo errante que bajó a Egipto y se refugió allí con unos pocos hombres, pero luego se convirtió en una nación grande, fuerte y numerosa. Los egipcios nos maltrataron, nos oprimieron y nos impusieron una dura servidumbre. Entonces pedimos auxilio al Señor, el Dios de nuestros padres, y él escuchó nuestra voz. Él vio nuestra miseria, nuestro cansancio y nuestra opresión, y nos hizo salir de Egipto con el poder de su mano y la fuerza de su brazo, en medio de un gran terror, de signos y prodigios. Él nos trajo a este lugar y nos dio esta tierra que mana leche y miel. Por eso ofrezco ahora las primicias de los frutos del suelo que tú, Señor, me diste'. Tú depositarás las primicias ante el Señor, tu Dios, y te postrarás delante de él".
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 90, 1-2. 10-15

R. En el peligro, Señor, estás conmigo.

Tú que vives al amparo del Altísimo
y resides a la sombra del Todopoderoso,
di al Señor: “Mi refugio y mi baluarte,
mi Dios, en quien confío”. R.

No te alcanzará ningún mal,
ninguna plaga se acercará a tu carpa,
porque él te encomendó a sus ángeles
para que te cuiden en todos tus caminos. R.

Ellos te llevarán en sus manos
para que no tropieces contra ninguna piedra;
caminarás sobre leones y víboras,
pisotearás cachorros de león y serpientes. R.

“Él se entregó a mí, por eso, yo lo libraré;
lo protegeré, porque conoce mi Nombre;
me invocará, y yo le responderé.
Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré”. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Roma (Rom 10, 5-13)

Hermanos: Moisés escribe acerca de la justicia que proviene de la Ley: “El hombre que la practique, vivirá por ella”. En cambio, la justicia que proviene de la fe habla así: “No digas en tu corazón: ¿quién subirá al cielo?”, esto es, para hacer descender a Cristo. O bien: “¿quién descenderá al Abismo?”, esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos. Pero, ¿qué es lo que dice acerca de la justicia de la fe? “La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón”, es decir, la palabra de la fe que nosotros predicamos. Porque si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación. Así lo afirma la Escritura: “El que cree en él, no quedará confundido”. Porque no hay distinción entre judíos y los que no lo son: todos tienen el mismo Señor, que colma de bienes a quienes lo invocan. Ya que “todo el que invoque el nombre del Señor se salvará”.
Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN
Mt 4,4

El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (Lc 4, 1-13)
Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó de las orillas del Jordán y fue conducido por el Espíritu al desierto, donde fue tentado por el demonio durante cuarenta días. No comió nada durante esos días, y al cabo de ellos tuvo hambre. El demonio le dijo entonces: “Si tú eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan”. Pero Jesús le respondió: “Dice la Escritura: El hombre no vive solamente de pan”. Luego el demonio lo llevó a un lugar más alto, le mostró en un instante todos los reinos de la tierra y le dijo: “Te daré todo este poder y el esplendor de estos reinos, porque me han sido entregados, y yo los doy a quien quiero. Si tú te postras delante de mí, todo eso te pertenecerá”. Pero Jesús le respondió: “Está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto”. Después el demonio lo condujo a Jerusalén, lo puso en la parte más alta del Templo y le dijo: “Si tú eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: Él dará órdenes a sus ángeles para que ellos te cuiden. Y también: Ellos te llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece con ninguna piedra”. Pero Jesús le respondió: “Está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios”. Una vez agotadas todas las formas de tentación, el demonio se alejó de él, hasta el momento oportuno.
Palabra del Señor.

viernes, 12 de febrero de 2016

Viaje apostólico del Papa Francisco a México (Programa)

Este es el programa oficial de la visita del Papa Francisco a México que se realizará del 12 al 17 de febrero. El Santo Padre estará en 6 ciudades del país: Ciudad de México, Ecatepec, Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, Morelia y Ciudad Juárez. El 13 realizará una visita de cortesía al Presidente méxicano Enrique Peña Nieto en el Palacio Nacional.

Viernes 12 de febrero
19:30 Llegada al Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de Ciudad de México.

Sábado 13 de febrero
09:30 Ceremonia de Bienvenida en el Palacio Nacional y Visita de cortesía al Presidente de la República.
10:15 Encuentro con las autoridades, sociedad civil y cuerpo diplomático. Discurso del Papa.
11:30 Encuentro con los obispos en la Catedral de México. Discurso del Papa.
17:00 Santa Misa en la Basílica de Guadalupe. Homilía del Papa.

Domingo 14 de febrero
09:20 Traslado en helicóptero a Ecatepec.
10:30 Santa Misa en el área de la Unidad de Estudios de Ecatepec. Homilía y Ángelus del Papa.
12:50 Traslado en helicóptero a Ciudad de México.
13:10 Llegada a Ciudad de México.
16:30 Visita al Hospital Pediátrico “Federico Gómez”. Saludo del Papa.

Lunes 15 de febrero
07:30 Salida en avión a Tuxtla Gutiérrez.
09:15 Traslado en helicóptero a San Cristóbal de Las Casas.
10:15 Santa Misa con las comunidades indígenas de Chiapas en el Centro Deportivo municipal. Homilía del Papa.
13:00 Almuerzo con representantes de indígenas.
15:00 Visita a la Catedral de San Cristóbal de Las Casas.
15:35 Traslado en helicóptero a Tuxtla Gutiérrez.
16:15 Encuentro con las familias en el Estadio “Víctor Manuel Reyna” en Tuxtla Gutiérrez. Discurso del Papa.
18:10 Salida en avión a Ciudad de México.
20: 00 Llegada al aeropuerto de Ciudad de México.

Martes 16 de febrero
07:50 Salida en avión a Morelia.
10:00 Santa Misa con sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados y seminaristas. Homilía del Papa.
15:15 Visita a la Catedral de Morelia.
16:30 Encuentro con los jóvenes en el Estadio “José María Moleros y Pavón”. Discurso del Papa.
18:55 Salida en avión a Ciudad de México.
20:00 Llegada a Ciudad de México.

Miércoles 17 de febrero
08:35 Salida en avión a Ciudad Juárez.
10:00 Llegada al Aeropuerto Internacional “Abraham González” de Ciudad Juárez.
10:30 Visita al Centro Penitenciario (CeReSo N° 3). Discurso del Papa.
12: 00 Encuentro con el mundo del trabajo en el Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua. Discurso del Papa.
16: 00 Santa Misa en el área de la Feria de Ciudad Juárez. Homilía y Saludo del Papa.
19:00 Ceremonia de despedida en el Aeropuerto Internacional “Abraham González” de Ciudad Juárez.
19:15 Salida en avión a Roma/Ciampino.

Jueves 18 de febrero
14:45 Llegada al aeropuerto de Roma/Ciampino.


Imágenes en directo: 

martes, 9 de febrero de 2016

Miércoles de ceniza: comienzo de la Cuaresma

Este miércoles, con el ayuno y el rito de las cenizas, entramos en la CUARESMA.  Pero, ¿qué significa "entrar en la Cuaresma"?

1. Significa comenzar un tiempo de particular compromiso en el combate espiritual que nos opone al mal presente en el mundo, en cada uno de nosotros y a nuestro alrededor.

2. Quiere decir mirar al mal cara a cara y disponerse a luchar contra sus efectos, sobre todo contra sus causas, hasta la causa última, que es Satanás.

3. Significa no descargar el problema del mal sobre los demás, sobre la sociedad, o sobre Dios, sino que hay que reconocer las propias responsabilidades y asumirlas concientemente. En este sentido, resuena entre los cristianos con particular urgencia la invitación de Jesús a cargar cada uno con su propia «cruz» y a seguirle con humildad y confianza (Cf. Mateo 16, 24). La «cruz», por más pesada que sea, no es sinónimo de desventura, de una desgracia que hay que evitar lo más posible, sino una oportunidad para seguir a Jesús y de este modo alcanzar la fuerza en la lucha contra el pecado y el mal.

4. Entrar en la Cuaresma significa, por tanto, renovar la decisión personal y comunitaria de afrontar el mal junto a Cristo. La Cruz es el único camino que lleva a la victoria del amor sobre el odio, de la generosidad sobre el egoísmo, de la paz sobre la violencia.

Desde esta perspectiva, la Cuaresma es verdaderamente una ocasión de intenso compromiso ascético y espiritual fundamentado sobre la gracia de Cristo.
(Papa Emérito Benedicto XVI)



El Papa Francisco, en la Bula de Convocatoria del Jubileo “Vultus misericordiae” llega a afirmar: “La misericordia es la viga de la Iglesia”.
               
La Cuaresma, especialmente este año, apuntala esa idea del Papa. A veces el individualismo, la fe relativizada, el amor resquebrajado, el pudor para hacer el bien, el cansancio o hastío caritativo y otras tantas razones hacen que esa viga vaya debilitándose y necesite ser recuperada en su esencia, revitalizada y restaurada. No olvidemos que, el pilar central, es Cristo.

La Santa Cuaresma, en ese sentido, nos blinda para no venirnos abajo y en este Año de la Misericordia nos anima a consolidar nuestro corazón con los sentimientos del mismo Cristo.

Ojala pudiéramos proponernos, durante este tiempo de gracia que es la Cuaresma, un buen discernimiento, una buena reflexión para llegar a la Semana Santa con una sentida confesión, personal y sincera, emotiva y transparente, diáfana y con afán de mudar aires  de verdad.

Ojala que la ceniza (el polvo que queda de una combustión) sea reflejo de lo que deseamos hacer de esa materia que nos impide llegarnos hasta Dios.

Ojala que la ceniza sea una llamada a reconocer que sólo Dios permanece y que, nosotros, un día seremos redimidos por la cruz del Señor.

Ojala que la ceniza sea una reclamación a ponernos en marcha. A liberarnos de tantos eslabones que nos atan y no nos dejan margen para ser libres, para pensar en Dios o para vivir con entusiasmo nuestra fe cristiana.

Estamos en el Año Santo Jubilar de la Misericordia. El acto exponencial más supremo de Dios, en su afán de acercarse a nosotros, fue romper su divinidad para hacerse humanidad en Belén. Pero, más radical y sangriento, fue ese otro acto elocuente donde sobraron las palabras y hablaron las obras: Jesús en la cruz.

Que nos preparemos en ese sentido a contemplar, meditar, recuperar y ser agradecidos con el gran regalo que Cristo nos trajo en su pasión, muerte y resurrección: LA REDENCIÓN.

Las obras de misericordia, corporales y espirituales, pueden ser un perfecto programa de vida para estos cuarenta días.
Padre Javier Leoz

lunes, 8 de febrero de 2016

Preparando la Cuaresma: 30 preguntas del Papa Francisco para una buena confesión

En la Cuaresma 2015, el Papa Francisco obsequió a los fieles en la Plaza de San Pedro un folleto especial titulado “Custodia el corazón”, que fue entregado por varios indigentes de Roma y que tiene una serie de importantes recursos para el camino de conversión hacia la Semana Santa.

Entre los distintos recursos planteados por el Santo Padre está un examen de conciencia de 30 preguntas para hacer una buena confesión, así como una breve explicación sobre las razones para acudir al sacramento.

Este recurso cobra particular interés al acercarse “24 horas con el Señor”, a la que invita el Pontífice los días 4 y 5 de marzo para que los católicos, especialmente los más alejados de la Iglesia, se reconcilien con Dios en preparación para la Pascua.

A la pregunta ¿por qué confesarse?, el folleto contesta: “¡Porque somos pecadores! Es decir, pensamos y actuamos de modo contrario al Evangelio. Quien dice estar sin pecado es un mentiroso o un ciego. En el sacramento Dios Padre perdona a quienes, habiendo negado su condición de hijos, se confiesan de sus pecados y reconocen la misericordia de Dios”.

Para confesarse, prosigue el texto, es necesario comenzar “por la escucha de la voz de Dios” seguido del “examen de conciencia, el arrepentimiento y el propósito de la enmienda, la invocación de la misericordia divina que se nos concede gratuitamente mediante la absolución, la confesión de los pecados al sacerdote, la satisfacción o cumplimiento de la penitencia impuesta, y finalmente, con la alabanza a Dios por medio de una vida renovada”.

EL EXAMEN DE CONCIENCIA

A continuación las 30 preguntas propuestas por el Papa Francisco para hacer una buena confesión:

En relación a Dios
¿Solo me dirijo a Dios en caso de necesidad? ¿Participo regularmente en la Misa los domingos y días de fiesta? ¿Comienzo y termino mi jornada con la oración? ¿Blasfemo en vano el nombre de Dios, de la Virgen, de los santos? ¿Me he avergonzado de manifestarme como católico? ¿Qué hago para crecer espiritualmente, cómo lo hago, cuándo lo hago? ¿Me revelo contra los designios de Dios? ¿Pretendo que Él haga mi voluntad?

En relación al prójimo
¿Sé perdonar, tengo comprensión, ayudo a mi prójimo? ¿Juzgo sin piedad tanto de pensamiento como con palabras? ¿He calumniado, robado, despreciado a los humildes y a los indefensos? ¿Soy envidioso, colérico, o parcial? ¿Me avergüenzo de la carne de mis hermanos, me preocupo de los pobres y de los enfermos? ¿Soy honesto y justo con todos o alimento la cultura del descarte? ¿Incito a otros a hacer el mal? ¿Observo la moral conyugal y familiar enseñada por el Evangelio? ¿Cómo cumplo mi responsabilidad de la educación de mis hijos? ¿Honro a mis padres? ¿He rechazado la vida recién concebida? ¿He colaborado a hacerlo? ¿Respeto el medio ambiente?

En relación a mí mismo
¿Soy un poco mundano y un poco creyente? ¿Cómo, bebo, fumo o me divierto en exceso? ¿Me preocupo demasiado de mi salud física, de mis bienes? ¿Cómo utilizo mi tiempo? ¿Soy perezoso? ¿Me gusta ser servido? ¿Amo y cultivo la pureza de corazón, de pensamientos, de acciones? ¿Nutro venganzas, alimento rencores? ¿Soy misericordioso, humilde, y constructor de paz?
* Fuente: Aci Prensa

sábado, 6 de febrero de 2016

Avisos 8 al 14 de Febrero

• Esta semana se reinician las Misas diarias en el horario habitual de las 20 horas de martes a sábados. Los domingos a las 11 y a las 20.

• La atención en Secretaría Parroquial se desarrolla de lunes a viernes de 17 a 20 horas. La secretaria es la Hermana Laura.

• El próximo miércoles 10 es Miércoles de Ceniza. Tendremos la Misa a las 20 horas, previa ceremonia en el atrio donde se quemarán los ramos de olivo bendecidos el Domingo de Ramos del año pasado.  Luego de la Misa se hará la imposición de la Ceniza. Este día marca el comienzo del tiempo de Cuaresma. Y es día de ayuno y abstinencia para personas entre 18 y 65 años de edad que puedan hacerlo.

• Quienes tengan ramos de olivo bendecido del año pasado pueden traerlos a la parroquia este fin de semana o hasta el miércoles para ser quemados.

• El ropero comunitario atenderá en Febrero el 2° y 4° miércoles de 16 a 18 horas. Y a partir de Marzo, todos los miércoles en el mismo horario.

Apoyo escolar secundario: sábados de 10 a 12 horas.

Lecturas del Domingo 5 del Tiempo Ordinario (C)

5° DOMINGO DURANTE EL AÑO (Ciclo C)

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Isaías (Is 6, 1-2a. 3-8)                   

El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el Templo. Unos serafines estaban de pie por encima de él. Cada uno tenía seis alas. Y uno gritaba hacia el otro: “¡Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria”. Los fundamentos de los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa se llenó de humo. Yo dije: “¡Ay de mí, estoy perdido! Porque soy un hombre de labios impuros, y habito en medio de un pueblo de labios impuros; ¡y mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos!”. Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del altar. Él le hizo tocar mi boca, y dijo: “Mira: esto ha tocado tus labios; tu culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado”. Yo oí la voz del Señor que decía: “¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?”. Yo respondí: “¡Aquí estoy: envíame!”.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 137, 1-5. 7c-8

R. Te cantaré, Señor, en presencia de los ángeles.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
porque has oído las palabras de mi boca.
Te cantaré en presencia de los ángeles
y me postraré ante tu santo Templo. R.

Daré gracias a tu nombre
por tu amor y tu fidelidad.
Me respondiste cada vez que te invoqué
y aumentaste la fuerza de mi alma. R.

Que los reyes de la tierra te bendigan
al oír las palabras de tu boca,
y canten los designios del Señor,
porque la gloria del Señor es grande. R.

Tu derecha me salva.
El Señor lo hará todo por mí.
Tu amor es eterno, Señor,
¡no abandones la obra de tus manos! R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Corinto (1Cor 15, 1-11)

Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Cefas y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y a todos los apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Porque yo soy el último de los apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. En resumen, tanto ellos como yo, predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído.
Palabra de Dios.

ALELUYA    
Mt 4,19

Aleluya. “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”, dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (Lc  5, 1-11)
En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: “Navega mar adentro, y echen las redes”. Simón le respondió: “Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes”. Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: “Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador”. El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: “No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres”. Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron.
Palabra del Señor.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Mensaje de Cuaresma del Arzobispo de Córdoba

El próximo 10 de febrero, miércoles de ceniza, comenzaremos la Cuaresma. Como sabemos, se trata de un tiempo de gracia, es decir, un tiempo en donde la iniciativa amorosa de Dios llega hasta nosotros de un modo especialmente rico y que interpela fuertemente nuestra libertad.

El Papa Francisco nos invita a vivir con especial intensidad esta Cuaresma dado que estamos transitando el “Jubileo Extraordinario de la Misericordia” convocado por él. La misericordia no es sino el amor de Dios que se abre compasivo y generoso a nuestra fragilidad.

El mensaje del Santo Padre hace mención de un texto evangélico que ha marcado su experiencia espiritual. Es el de la vocación del apóstol san Mateo: Mt. 9, 9-13. Un notable comentarista de dicho texto señaló que el Señor Jesús: “lo miró con misericordia y lo eligió (a san Mateo)”. El santo Padre eligió ese comentario como su lema episcopal, que lo acompaña también hoy como sucesor de Pedro.

Providencialmente, el texto elegido por el Papa y propuesto en su mensaje cuaresmal es el mismo que luego del discernimiento llevado a cabo en el consejo presbiteral, en el consejo pastoral arquidiocesano y en el consejo episcopal, hemos elegido para que anime el itinerario de nuestra Arquidiócesis durante el año 2016.

La escena evangélica nos muestra a un hombre sentado a la mesa de recaudación de impuestos, a un publicano. Los que pertenecían a ese grupo de personas tenían muy mala fama en Israel por su condición de “colaboracionistas” con el poder imperial que había sometido al pueblo elegido y porque en el desempeño de sus funciones eran más bien deshonestos y se aprovechaban del pueblo.

Jesús pasa junto a la mesa del publicano y lo mira. Mirándolo lo llama. Mateo deja lo que tiene entre manos, se levanta y sigue al Maestro. El llamado del Señor y la respuesta incondicional constituyen para el publicano un camino de purificación. Mateo “misericordiado” por el Señor, como le gusta decir al Papa, se convierte a su vez en instrumento de misericordia: invita a otros publicanos a comer a su casa junto a Jesús.

El gesto de compartir la mesa tiene un hondo significado para el Señor y para los publicanos. Señala que Jesús ha venido para todos, que todos lo necesitan, que Él no hace discriminaciones de ningún tipo y que compartiendo la mesa con los pecadores los está llamando e invitando a abrir el corazón para sanarlos. Lo que importa es el corazón del hombre y su apertura confiada a la misericordia Dios.

La escena evangélica nos está señalando un espíritu y un camino para vivir nuestra Cuaresma. También nosotros tenemos que dejarnos mirar por el Señor que pasa por nuestras vidas. Tenemos que dejarnos querer. Se trata de una experiencia fundamental y que no debemos suponer con facilidad. Es preciso abrir el corazón, aceptar el amor del Señor, “darle permiso” para que nos quiera. Él no desea otra cosa: “Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos…” (Apoc. 3, 20).

El amor del Señor está totalmente impregnado de misericordia.  Nosotros tenemos que reconocer nuestra fragilidad y dejarnos perdonar. El perdón del Señor procede de su amor, no es humillante, denigrante, al contrario es generoso, abundante y sobre todo dignificador.

Que hermoso si durante esta Cuaresma nos acercamos con estas disposiciones al sacramento de la reconciliación, si aprovechamos las celebraciones penitenciales para confesarnos y reconciliarnos con Dios y con nuestros hermanos.

Pero también nosotros, como Mateo, tenemos que convertirnos en instrumentos de misericordia. El Papa Francisco nos invita a conocer y a practicar las obras de misericordia, corporales y espirituales. El Catecismo de la Iglesia Católica puede ayudarnos a conocerlas y descubrir su importancia.

Entre las primeras, las corporales, en esta Cuaresma quizás podemos privilegiar el compartir un plato de comida con el que carece de ella; el visitar a los enfermos. También puede ser una oportunidad para ejercitarnos en algo más exigente: el visitar las cárceles. No es una tarea sencilla, pero tampoco imposible. Tenemos que animarnos y, en todo caso, y como parte de esa obra de misericordia podemos tratar de visitar a quienes tienen algún familiar detenido.

Entre las obras de misericordia espirituales podemos destacar el rezar por todos, por sus necesidades; el aconsejar a quien lo necesita; el consolar a quien está atribulado; el perdonar al que nos ha ofendido. El ofrecer el perdón es una obra muy exigente, pero verdadera muestra de un corazón reconciliado y que quiere ser instrumento de misericordia.

Recibamos agradecidos, queridos hermanos y hermanas, la gracia de la Cuaresma y el regalo de la misericordia del Señor. Esforcémonos por ser “agentes de misericordia” para abrirnos a la renovación que el Señor quiere hacer en cada uno de nosotros y en todo su pueblo. Es una oportunidad para recordar la hermosa promesa que Dios hace a través del profeta Ezequiel: “Los rociaré con agua pura, y ustedes quedarán purificados… Les daré un corazón nuevo y podré en ustedes un espíritu nuevo… Infundiré mi espíritu en ustedes y haré que sigan mis preceptos… Ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios” (cf. Ez 36, 24-28).

¡Les deseo una Cuaresma intensa para que podamos celebrar con un corazón verdaderamente nuevo la alegría de la Pascua! Me encomiendo a sus oraciones y los tengo presente en las mías. Reciban mi saludo cordial, en el Señor Jesús y su Madre Santísima.

+  Carlos  José  Ñáñez
Arzobispo de Córdoba