sábado, 31 de octubre de 2015

Agenda parroquial y Avisos 1 al 8 de Noviembre

DOMINGO 1 DE NOVIEMBRE

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS
11:00 hs: Santa Misa.
20:00 hs: Santa Misa.

LUNES 2 DE NOVIEMBRE

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS
18:00 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Susy).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa conmemorando a los Fieles Difuntos.
20:30 hs: Reunión de varones que visitarán la cárcel.

MARTES 3 DE NOVIEMBRE

9:00 hs: Gimnasia para Adultos.
14:30 hs: “Camino al corazón”: espacio de espiritualidad y oración.
15:00 hs: Taller de Artesanías (cursos de pintura en tela, tejidos, etc).
17:00 hs: Entrega de bolsones.
17:00 hs: Espacio de escucha y orientación psicológica.
18:00 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Mara).
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 4 DE NOVIEMBRE

16:00 hs: Mercado de pulgas. 
17:00 hs: Espacio de psicopedagogía y gerontología (Ester Prieto)
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Grupo Coral “La Cripta”. 
20:00 hs: Santa Misa.

JUEVES 5 DE NOVIEMBRE

9:00 hs: Gimnasia para Adultos.
17:00 hs: Grupo Bíblico (Lectio).
18:30 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Vito).
18:30 hs: Catequesis  de Comunión, 2° año (Susana).
19:30 hs: Santo Rosario.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.
20:30 hs: Conversatorio sobre “Francisco en Cuba y EEUU: claves y perspectivas” a cargo del Dr. Jorge Castro, abogado y analista internacional.

VIERNES 6 DE NOVIEMBRE

16:30 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Irene).
19:30 hs: Adoración Eucarística.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

SÁBADO 7 DE NOVIEMBRE

10:30 hs: Primeras Comuniones.
18:30 hs: Bautismos
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

DOMINGO 8 DE NOVIEMBRE

11:00 hs: Misa con Niños.
20:00 hs: Santa Misa.
• Durante toda la semana confesiones para niños que harán la primera comunión el sábado; y también para sus padres.

• El lunes 2, conmemoración de los fieles difuntos, se celebrará la Misa a las 20 horas.

• Ese mismo día, después de la Misa, reunión del grupo de varones que visitarán la cárcel.

• El jueves 5, a las 20:30 horas se realiza la última reunión de este año del ciclo “Conversatorios en el Valle”. El tema será “Francisco en Cuba y EEUU: claves y perspectivas”, y estará a cargo del Dr. Jorge Castro, abogado, periodista y analista internacional, que llega de Buenos Aires para este evento. Sugerimos que traigan inquietudes, preguntas y opiniones para plantearlas y permitir que sea realmente un “conversatorio”.

• Sábado 7 de noviembre a las 10:30 horas: Primeras Comuniones.

• Domingo 8 de noviembre a las 11 horas: Misa con Niños. Cerramos el ciclo de catequesis con primer año de Comunión por lo que entregaremos a las familias de primer año un material.

• Para los bolsones de alimentos con que Cáritas parroquial ayuda a numerosas familias de la zona, se requiere colaborar con tomates, harina, polenta, lenteja, leche en polvo, té, yerba, galletas.

Lecturas de la Fiesta de Todos los Santos

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro del Apocalipsis (7, 2-4. 9-14)

Yo, Juan, vi a un ángel que subía del Oriente, llevando el sello del Dios vivo. Y comenzó a gritar con voz potente a los cuatro ángeles que habían recibido el poder de dañar a la tierra y al mar: “No dañen a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los servidores de nuestro Dios”. Oí entonces el número de los que habían sido marcados: eran 144.000 pertenecientes a todas las tribus de Israel. Después de esto, vi una enorme muchedumbre, imposible de contar, formada por gente de todas las naciones, familias, pueblos y lenguas. Estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, vestidos con túnicas blancas; llevaban palmas en la mano y exclamaban con voz potente: “¡La salvación viene de nuestro Dios que está sentado en el trono, y del Cordero!”. Y todos los ángeles que estaban alrededor del trono, de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, se postraron con el rostro en tierra delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: “¡Amén! ¡Alabanza, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios para siempre! ¡Amén!”. Y uno de los ancianos me preguntó: “¿Quiénes son y de dónde vienen los que están revestidos de túnicas blancas?”. Yo le respondí: “Tú lo sabes, Señor”. Y él me dijo: “Estos son los que vienen de la gran tribulación; ellos han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero”.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 23, 1-6

R. ¡Benditos los que buscan al Señor!

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella,
el mundo y todos sus habitantes,
porque él la fundó sobre los mares,
él la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor
y permanecer en su recinto sagrado?
El que tiene las manos limpias y puro el corazón;
el que no rinde culto a los ídolos ni jura falsamente. R.

Él recibirá la bendición del Señor,
la recompensa de Dios, su Salvador.
Así son los que buscan al Señor,
los que buscan tu rostro, Dios de Jacob. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la primera carta de san Juan (1Jn 3, 1-3)

Queridos hermanos: ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. El que tiene esta esperanza en él, se purifica, así como él es puro.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Mateo (4, 25—5, 12) 
Seguían a Jesús grandes multitudes, que llegaban de Galilea, de la Decápolis, de Jerusalén, de Judea y de la Transjordania. Al ver la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él. Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo: “Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices los afligidos, porque serán consolados. Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios. Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron”.
Palabra del Señor.

lunes, 26 de octubre de 2015

Discurso conclusivo del Papa Francisco en el Sínodo de la Familia

VATICANO, 24 Oct.  (ACI).- Al terminar esta tarde los trabajos del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, el Papa Francisco pronunció el discurso conclusivo ante los padres sinodales, los auditores y delegados fraternos. A continuación el texto completo de su alocución en el Aula del Sínodo en el Vaticano:
Queridas Beatitudes, eminencias, excelencias,
Queridos hermanos y hermanas:

Quisiera ante todo agradecer al Señor que ha guiado nuestro camino sinodal en estos años con el Espíritu Santo, que nunca deja a la Iglesia sin su apoyo.

Agradezco de corazón al Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo, a Monseñor Fabio Fabene, Subsecretario, y también al Relator, el Cardenal Peter Erdo, y al Secretario especial, Monseñor Bruno Forte, a los Presidentes delegados, a los escritores, consultores, traductores y a todos los que han trabajado incansablemente y con total dedicación a la Iglesia: gracias de corazón.

Agradezco a todos ustedes, queridos Padres Sinodales, delegados fraternos, auditores y auditoras, asesores, párrocos y familias por su participación activa y fructuosa.

Doy las gracias igualmente a los que han trabajado de manera anónima y en silencio, contribuyendo generosamente a los trabajos de este Sínodo.

Les aseguro mi plegaria para que el Señor los recompense con la abundancia de sus dones de gracia.

Mientras seguía los trabajos del Sínodo, me he preguntado: ¿Qué significará para la Iglesia concluir este Sínodo dedicado a la familia?

Ciertamente no significa haber concluido con todos los temas inherentes a la familia, sino que ha tratado de iluminarlos con la luz del Evangelio, de la Tradición y de la historia milenaria de la Iglesia, infundiendo en ellos el gozo de la esperanza sin caer en la cómoda repetición de lo que es indiscutible o ya se ha dicho.

Seguramente no significa que se hayan encontrado soluciones exhaustivas a todas las dificultades y dudas que desafían y amenazan a la familia, sino que se han puesto dichas dificultades y dudas a la luz de la fe, se han examinado atentamente, se han afrontado sin miedo y sin esconder la cabeza bajo tierra.

Significa haber instado a todos a comprender la importancia de la institución de la familia y del matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado sobre la unidad y la indisolubilidad, y apreciarla como la base fundamental de la sociedad y de la vida humana.

Significa haber escuchado y hecho escuchar las voces de las familias y de los pastores de la Iglesia que han venido a Roma de todas partes del mundo trayendo sobre sus hombros las cargas y las esperanzas, la riqueza y los desafíos de las familias.

Significa haber dado prueba de la vivacidad de la Iglesia católica, que no tiene miedo de sacudir las conciencias anestesiadas o de ensuciarse las manos discutiendo animadamente y con franqueza sobre la familia.

Significa haber tratado de ver y leer la realidad o, mejor dicho, las realidades de hoy con los ojos de Dios, para encender e iluminar con la llama de la fe los corazones de los hombres, en un momento histórico de desaliento y de crisis social, económica, moral y de predominio de la negatividad.

Significa haber dado testimonio a todos de que el Evangelio sigue siendo para la Iglesia una fuente viva de eterna novedad, contra quien quiere «adoctrinarlo» en piedras muertas para lanzarlas contra los demás.

Significa haber puesto al descubierto a los corazones cerrados, que a menudo se esconden incluso dentro de las enseñanzas de la Iglesia o detrás de las buenas intenciones para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas.

Significa haber afirmado que la Iglesia es Iglesia de los pobres de espíritu y de los pecadores en busca de perdón, y no sólo de los justos y de los santos, o mejor dicho, de los justos y de los santos cuando se sienten pobres y pecadores.

Significa haber intentado abrir los horizontes para superar toda hermenéutica conspiradora o un cierre de perspectivas para defender y difundir la libertad de los hijos de Dios, para transmitir la belleza de la novedad cristiana, a veces cubierta por la herrumbre de un lenguaje arcaico o simplemente incomprensible.

En el curso de este Sínodo, las distintas opiniones que se han expresado libremente –y por desgracia a veces con métodos no del todo benévolos– han enriquecido y animado sin duda el diálogo, ofreciendo una imagen viva de una Iglesia que no utiliza «módulos impresos», sino que toma de la fuente inagotable de su fe agua viva para refrescar los corazones resecos (1).

Y –más allá de las cuestiones dogmáticas claramente definidas por el Magisterio de la Iglesia– hemos visto también que lo que parece normal para un obispo de un continente, puede resultar extraño, casi como un escándalo, para el obispo de otro continente; lo que se considera violación de un derecho en una sociedad, puede ser un precepto obvio e intangible en otra; lo que para algunos es libertad de conciencia, para otros puede parecer simplemente confusión. En realidad, las culturas son muy diferentes entre sí y todo principio general necesita ser inculturado si quiere ser observado y aplicado (2). El Sínodo de 1985, que celebraba el vigésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, habló de la inculturación como «una íntima transformación de los auténticos valores culturales por su integración en el cristianismo y la radicación del cristianismo en todas las culturas humanas» (3).

La inculturación no debilita los valores verdaderos, sino que muestra su verdadera fuerza y su autenticidad, porque se adaptan sin mutarse, es más, trasforman pacíficamente y gradualmente las diversas culturas (4).

Hemos visto, también a través de la riqueza de nuestra diversidad, que el desafío que tenemos ante nosotros es siempre el mismo: anunciar el Evangelio al hombre de hoy, defendiendo a la familia de todos los ataques ideológicos e individualistas.

Y, sin caer nunca en el peligro del relativismo o de demonizar a los otros, hemos tratado de abrazar plena y valientemente la bondad y la misericordia de Dios, que sobrepasa nuestros cálculos humanos y que no quiere más que «todos los hombres se salven» (1 Tm 2,4), para introducir y vivir este Sínodo en el contexto del Año Extraordinario de la Misericordia que la Iglesia está llamada a vivir.

Queridos Hermanos, la experiencia del Sínodo también nos ha hecho comprender mejor que los verdaderos defensores de la doctrina no son los que defienden la letra sino el espíritu; no las ideas, sino el hombre; no las fórmulas sino la gratuidad del amor de Dios y de su perdón. Esto no significa en modo alguno disminuir la importancia de las fórmulas, de las leyes y de los mandamientos divinos, sino exaltar la grandeza del verdadero Dios que no nos trata según nuestros méritos, ni tampoco conforme a nuestras obras, sino únicamente según la generosidad sin límites de su misericordia (cf. Rm 3,21-30; Sal 129; Lc 11,37-54). Significa superar las tentaciones constantes del hermano mayor (cf. Lc 15,25-32) y de los obreros celosos (cf. Mt 20,1-16). Más aún, significa valorar más las leyes y los mandamientos, creados para el hombre y no al contrario (cf. Mc 2,27).

En este sentido, el arrepentimiento debido, las obras y los esfuerzos humanos adquieren un sentido más profundo, no como precio de la invendible salvación, realizada por Cristo en la cruz gratuitamente, sino como respuesta a Aquel que nos amó primero y nos salvó con el precio de su sangre inocente, cuando aún estábamos sin fuerzas (cf. Rm 5,6).

El primer deber de la Iglesia no es distribuir condenas o anatemas sino proclamar la misericordia de Dios, de llamar a la conversión y de conducir a todos los hombres a la salvación del Señor (cf. Jn 12,44-50).

El beato Pablo VI decía con espléndidas palabras: «Podemos pensar que nuestro pecado o alejamiento de Dios enciende en él una llama de amor más intenso, un deseo de devolvernos y reinsertarnos en su plan de salvación [...]. En Cristo, Dios se revela infinitamente bueno [...]. Dios es bueno. Y no sólo en sí mismo; Dios es –digámoslo llorando- bueno con nosotros. Él nos ama, busca, piensa, conoce, inspira y espera. Él será feliz –si puede decirse así– el día en que nosotros queramos regresar y decir: “Señor, en tu bondad, perdóname. He aquí, pues, que nuestro arrepentimiento se convierte en la alegría de Dios» (5).

También san Juan Pablo II dijo que «la Iglesia vive una vida auténtica, cuando profesa y proclama la misericordia [...] y cuando acerca a los hombres a las fuentes de la misericordia del Salvador, de las que es depositaria y dispensadora» (6).

Y el Papa Benedicto XVI decía: «La misericordia es el núcleo central del mensaje evangélico, es el nombre mismo de Dios [...] Todo lo que la Iglesia dice y realiza, manifiesta la misericordia que Dios tiene para con el hombre. Cuando la Iglesia debe recordar una verdad olvidada, o un bien traicionado, lo hace siempre impulsada por el amor misericordioso, para que los hombres tengan vida y la tengan en abundancia (cf. Jn 10,10)» (7).

En este sentido, y mediante este tiempo de gracia que la Iglesia ha vivido, hablado y discutido sobre la familia, nos sentimos enriquecidos mutuamente; y muchos de nosotros hemos experimentado la acción del Espíritu Santo, que es el verdadero protagonista y artífice del Sínodo. Para todos nosotros, la palabra «familia» no suena lo mismo que antes, hasta el punto que en ella encontramos la síntesis de su vocación y el significado de todo el camino sinodal (8).

Para la Iglesia, en realidad, concluir el Sínodo significa volver verdaderamente a «caminar juntos» para llevar a todas las partes del mundo, a cada Diócesis, a cada comunidad y a cada situación la luz del Evangelio, el abrazo de la Iglesia y el amparo de la misericordia de Dios.

------------------------------------------------------------------------------------------------
1 Cf. Carta al Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica Argentina en el centenario de la Facultad de Teología (3 marzo 2015): L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 13 marzo 2015, p. 13..

2 Cf. PONTIFICIA COMISIÓN BÍBLICA, Fe y cultura a la luz de la biblia. Actas de la Sesión plenaria 1979 de la Pontificia Comisión Bíb lica; CONC. ECUM. VAT. II, Cost. Past. Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 44.

3 Relación final (7 diciembre 1985): L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 22 diciembre 1985, p. 14.

4 «En virtud de su misión pastoral, la Iglesia debe mantenerse siempre atenta a los cambios históricos y a la evolución de la mentalidad. Claro, no para someterse a ellos, sino para superar los obstáculos que se pueden oponer a la acogida de sus consejos y sus directrices»: Entrevista al Card. Georges Cottier, Civiltà Cattolica, 8 agosto 2015, p. 272.

5 Homilía (23 junio 1968): Insegnamenti, VI (1968), 1176-1178.

6 Cart. Enc. Dives in misericordia (30 noviembre 1980), 13. Dijo también: «En el misterio Pascual [...] Dios se muestra como es: un Padre de infinita ternura, que no se rinde frente a la ingratitud de sus hijos, y que siempre está dispuesto a perdonar», Regina coeli (23 abril 1995): L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 28 abril 1995, p. 1; y describe la resistencia a la misericordia diciendo: «La mentalidad contemporánea, quizás en mayor medida que la del hombre del pasado, parece oponerse al Dios de la misericordia y tiende además a orillar de la vida y arrancar del corazón humano la idea misma de la misericordia. La palabra y el concepto de misericordia parecen producir una cierta desazón en el hombre», Cart. Enc. Dives in misericordia (30 noviembre 1980), 2.

7 Regina coeli (30 marzo 2008): L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 4 abril 2008, p. 1. Y hablando del poder de la misericordia afirma: «Es la misericordia la que pone un límite al mal. En ella se expresa la naturaleza del todo peculiar de Dios: su santidad, el poder de la verdad y del amor», Homilía durante la santa misa en el Domingo de la divina Misericordia (15 abril 2007): L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 20 abril 2007, p. 3.

8 Un análisis acróstico de la palabra «familia» [en italiano f-a-m-i-g-l-i-a] nos ayuda a resumir la misión de la Iglesia en la tarea de:

Formar a las nuevas generaciones para que vivan seriamente el amor, no con la pretensión individualista basada sólo en el placer y en el «usar y tirar», sino para que crean nuevamente en el amor auténtico, fértil y perpetuo, como la única manera de salir de sí mismos; para abrirse al otro, para ahuyentar la soledad, para vivir la voluntad de Dios; para realizarse plenamente, para comprender que el matrimonio es el «espacio en el cual se manifiestan el amor divino; para defender la sacralidad de la vida, de toda vida; para defender la unidad y la indisolubilidad del vínculo conyugal como signo de la gracia de Dios y de la capacidad del hombre de amar en serio» (Homilía en la Santa Misa de apertura de la XIV Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos, XXVII Domingo del Tiempo Ordinario, 4 octubre 2015: L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 9 octubre 2015, p. 4; y para valorar los cursos prematrimoniales como oportunidad para profundizar el sentido cristiano del sacramento del matrimonio.

Andar hacia los demás, porque una Iglesia cerrada en sí misma es una Iglesia muerta. Una Iglesia que no sale de su propio recinto para buscar, para acoger y guiar a todos hacía Cristo es una Iglesia que traiciona su misión y su vocación.

Manifestar y difundir la misericordia de Dios a las familias necesitadas, a las personas abandonadas; a los ancianos olvidados; a los hijos heridos por la separación de sus padres, a las familias pobres que luchan por sobrevivir, a los pecadores que llaman a nuestra puerta y a los alejados, a los diversamente capacitados, a todos los que se sienten lacerados en el alma y en el cuerpo, a las parejas desgarradas por el dolor, la enfermedad, la muerte o la persecución.

Iluminar las conciencias, a menudo asediadas por dinámicas nocivas y sutiles, que pretenden incluso ocupar el lugar de Dios creador. Estas dinámicas deben de ser desenmascaradas y combatidas en el pleno respeto de la dignidad de toda persona humana.

Ganar y reconstruir con humildad la confianza en la Iglesia, seriamente disminuida a causa de las conductas y los pecados de sus propios hijos. Por desgracia, el antitestimonio y los escándalos en la Iglesia cometidos por algunos clérigos han afectado a su credibilidad y han oscurecido el fulgor de su mensaje de salvación.

Laborar para apoyar y animar a las familias sanas, las familias fieles, las familias numerosas que, no obstante las dificultades de cada día, dan cotidianamente un gran testimonio de fidelidad a los mandamientos del Señor y a las enseñanzas de la Iglesia.

Idear una pastoral familiar renovada que se base en el Evangelio y respete las diferencias culturales. Una pastoral capaz de transmitir la Buena Noticia con un lenguaje atractivo y alegre, y que quite el miedo del corazón de los jóvenes para que asuman compromisos definitivos. Una pastoral que preste particular atención a los hijos, que son las verdaderas víctimas de las laceraciones familiares. Una pastoral innovadora que consiga una preparación adecuada para el sacramento del matrimonio y abandone la práctica actual que a menudo se preocupa más por las apariencias y las formalidades que por educar a un compromiso que dure toda la vida.

Amar incondicionalmente a todas las familias y, en particular, a las pasan dificultades. Ninguna familia debe sentirse sola o excluida del amor o del amparo de la Iglesia. El verdadero escándalo es el miedo a amar y manifestar concretamente este amor.

domingo, 25 de octubre de 2015

Agenda parroquial y Avisos 15 al 31 de Octubre

DOMINGO 25 DE OCTUBRE

Domingo 30° durante al año.
11:00 hs: Santa Misa.
20:00 hs: Santa Misa.

LUNES 26 DE OCTUBRE

18:00 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Susy).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
Encuentro de padres de Comunión, 1° año. 2° y 4° lunes de cada mes.

MARTES 27 DE OCTUBRE

9:00 hs: Gimnasia para Adultos.
14:30 hs: “Camino al corazón”: espacio de espiritualidad y oración.
15:00 hs: Taller de Artesanías (cursos de pintura en tela, tejidos, etc).
17:00 hs: Entrega de bolsones.
17:00 hs: Espacio de escucha y orientación psicológica.
17:30 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Inés y Claudia).
18:00 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Mara).
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 28 DE OCTUBRE

16:00 hs: Mercado de pulgas. 
16:30 hs: Espacio de psicopedagogía y gerontología (Ester Prieto)
17:30 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Victoria).
17:30 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Verónica y Julieta).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Grupo Coral “La Cripta”.
20:00 hs: Santa Misa.

JUEVES 29 DE OCTUBRE

9:00 hs: Gimnasia para Adultos.
18:00 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Marta).
18:30 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Vito).
18:30 hs: Catequesis  de Comunión, 2° año (Susana).
19:30 hs: Santo Rosario.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

VIERNES 30 DE OCTUBRE

16:00 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Fernanda).
16:30 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Irene).
19:30 hs: Adoración Eucarística.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa. CONFIRMACIONES.

SÁBADO 31 DE OCTUBRE

10:00 hs: Apoyo Escolar.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.
• El próximo viernes 30, en la Misa de las 20 horas, recibirán la confirmación los jóvenes de la parroquia que han venido realizando durante el año la preparación para este Sacramento.

• Para los bolsones de alimentos con que Cáritas parroquial ayuda a numerosas familias de la zona, se requiere colaborar con tomates, harina, polenta, lenteja, leche en polvo, té, yerba, galletas.

sábado, 24 de octubre de 2015

Lecturas del Domingo 30° durante el año

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Jeremías (31, 7-9)

Así habla el Señor: ¡Griten jubilosos por Jacob, aclamen a la primera de las naciones! Háganse oír, alaben y digan: “¡El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel!”. Yo los hago venir del país del Norte y los reúno desde los extremos de la tierra; hay entre ellos ciegos y lisiados, mujeres embarazadas y parturientas: ¡Es una gran asamblea la que vuelve aquí! Habían partido llorando, pero yo los traigo llenos de consuelo; los conduciré a los torrentes de agua por un camino llano, donde ellos no tropezarán. Porque yo soy un padre para Israel y Efraím es mi primogénito.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Salmo 125, 1-6

R. ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros!

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía que soñábamos:
nuestra boca se llenó de risas
y nuestros labios, de canciones. R.

Hasta los mismos paganos decían:
“¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!”.
¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros
y estamos rebosantes de alegría! R.

¡Cambia, Señor, nuestra suerte
como los torrentes del Négueb!
Los que siembran entre lágrimas
cosecharán entre canciones. R.

El sembrador va llorando
cuando esparce la semilla,
pero vuelve cantando
cuando trae las gavillas. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta a los Hebreos (5, 1-6)

Hermanos: Todo Sumo Sacerdote del culto antiguo es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede mostrarse indulgente con los que pecan por ignorancia y con los descarriados, porque él mismo está sujeto a la debilidad humana. Por eso debe ofrecer sacrificios, no solamente por los pecados del pueblo, sino también por sus propios pecados. Y nadie se arroga esta dignidad, si no es llamado por Dios como lo fue Aarón. Por eso, Cristo no se atribuyó a sí mismo la gloria de ser Sumo Sacerdote, sino que la recibió de Aquel que le dijo: “Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy”. Como también dice en otro lugar: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec”.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (10, 46-52)
Cuando Jesús salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud, el hijo de Timeo -Bartimeo, un mendigo ciego- estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que pasaba Jesús, el Nazareno, se puso a gritar: “¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!”. Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: “¡Hijo de David, ten piedad de mí!”. Jesús se detuvo y dijo: “Llámenlo”. Entonces llamaron al ciego y le dijeron: “¡Ánimo, levántate! Él te llama”. Y el ciego, arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia él. Jesús le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?”. Él le respondió: “Maestro, que yo pueda ver”. Jesús le dijo: “Vete, tu fe te ha salvado”. En seguida comenzó a ver y lo siguió por el camino.
Palabra del Señor.

martes, 20 de octubre de 2015

Los obispos argentinos piden garantizar la trasparencia de los comicios para no acentuar las divisiones

La Conferencia Episcopal Argentina pidió en una declaración no escatimar esfuerzos para asegurar la transparencia de los comicios y evitar sospechas que provoquen “desconfianza y acentúen las divisiones entre los argentinos”, y aseguró que “una democracia sin valores y sin ejemplaridad se empobrece”. “Que ningún signo de violencia o intolerancia ensombrezca el acto eleccionario y, al mismo tiempo, esperamos actitudes de nobleza para reconocer y respetar la legítima y soberana voluntad popular”, subrayó.

La Comisión Ejecutiva difundió una declaración titulada “Elecciones, servicio al bien común”, destacó el valor de la democracia, pero lamentó que el proceso eleccionario se desarrolle en un “clima de agravios, sospechas y denuncias que debilitan la credibilidad de personas e instituciones”.

Texto del documento: Elecciones, servicio al bien común

El pueblo argentino vive un año de especial significación cívica con una agenda electoral intensa que representa el ejercicio soberano de la voluntad popular. Se expresa así la “Nación que queremos”.

La democracia, que tanto esfuerzo nos ha costado alcanzar y preservar, es una conquista que no puede ponerse en riesgo por la existencia de prácticas que puedan socavar su legitimidad. Nos interesa la consolidación y desarrollo de nuestro sistema democrático en paz. Lamentablemente hemos asistido a un clima de agravios, sospechas y denuncias que debilitan la credibilidad de personas e instituciones.

Frente a ello sólo cabe recomponer una actitud de respeto, de diálogo sincero y de participación comprometida. Es necesario retomar el camino de los valores éticos y promover, como nos invita el Papa Francisco, una cultura del encuentro que facilite la amistad social. Así podremos vivir las elecciones como un acontecimiento esperanzador, que refleje el nivel cívico de un pueblo que va a las urnas con la convicción de que es el mejor modo de expresar la voluntad de ser una Nación cada vez más inclusiva para todos los argentinos.

De este acontecimiento, que debe ser una auténtica fiesta cívica en el marco de la Constitución Nacional, son garantes el Estado, los Partidos Políticos y los Ciudadanos. A cada uno le corresponde un papel y una responsabilidad que hacen al bien de la República. Todos somos responsables, nadie puede sentirse ajeno:

Al Estado en sus diversos poderes le corresponde crear las condiciones objetivas que aseguren un desarrollo transparente, dando garantías al acto eleccionario;

Los candidatos y Partidos Políticos deben presentar con claridad sus plataformas, propuestas e ideas; como así también ser respetuosos ante los ocasionales adversarios.

Los ciudadanos, en el ejercicio de nuestra libertad y derechos, tenemos que conocer y discernir sobre las propuestas que mejor respondan a nuestros principios y convicciones, como así también sobre la idoneidad y coherencia de las personas que buscan nuestro voto. Todos tenemos derecho a desear un país mejor.

Una democracia sin valores y sin ejemplaridad se empobrece. Por lo tanto, no deberían escatimarse esfuerzos en orden a mejorar los procedimientos, asegurar la transparencia y evitar todo tipo de sospechas que terminen provocando desconfianza y acentúen las divisiones entre los argentinos. Que ningún signo de violencia o intolerancia ensombrezca el acto eleccionario y, al mismo tiempo, esperamos actitudes de nobleza para reconocer y respetar la legítima y soberana voluntad popular.

En camino a la celebración del Bicentenario de la Independencia Nacional anhelamos que estas elecciones honren el sacrificio y la entrega de nuestros mayores, por eso ponemos estas reflexiones en las manos de Nuestra Madre de Luján que siempre nos ha acompañado a lo largo de la historia, y elevamos juntos la oración por la Patria: Queremos ser nación, una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso con el bien común…. Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda. 

sábado, 17 de octubre de 2015

Agenda parroquial y Avisos 18 al 24 de Octubre

DOMINGO 18 DE OCTUBRE

Domingo 29° durante al año
DÍA DE LA MADRE.
DOMUND (Domingo Mundial por las Misiones)
11:00 hs: Santa Misa.
20:00 hs: Santa Misa.

LUNES 19 DE OCTUBRE

18:00 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Susy).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
Encuentro de padres de Confirmación, 2° año.

MARTES 20 DE OCTUBRE

9:00 hs: Gimnasia para Adultos.
14:30 hs: “Camino al corazón”: espacio de espiritualidad y oración.
15:00 hs: Taller de Artesanías (cursos de pintura en tela, tejidos, etc).
17:00 hs: Entrega de bolsones.
17:00 hs: Espacio de escucha y orientación psicológica.
17:30 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Inés y Claudia).
18:00 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Mara).
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 21 DE OCTUBRE

16:00 hs: Mercado de pulgas. 
16:30 hs: Espacio de psicopedagogía y gerontología (Ester Prieto)
17:30 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Victoria).
17:30 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Verónica y Julieta).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Grupo Coral “La Cripta”. 
20:00 hs: Santa Misa.
20:30 hs: Consejo Pastoral Parroquial.

JUEVES 22 DE OCTUBRE

9:00 hs: Gimnasia para Adultos.
18:00 hs: Reunión del Grupo Vicentino “Cura Brochero”.
18:00 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Marta).
18:30 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Vito).
18:30 hs: Catequesis  de Comunión, 2° año (Susana).
19:30 hs: Santo Rosario.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.

VIERNES 23 DE OCTUBRE

16:00 hs: Catequesis de Comunión, 1° año (Fernanda).
16:30 hs: Catequesis de Comunión, 2° año (Irene).
18:00 hs: Catequesis de Confirmación (Diego).
19:30 hs: Adoración Eucarística.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.
20:30 hs: Coro.

SÁBADO 24 DE OCTUBRE

10:00 hs: Apoyo Escolar.
17:00 hs: Encuentro de Catequesis Pre Bautismal.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20:00 hs: Santa Misa.
• Invitamos a las personas con vocación de servicio al prójimo que se sumen al Grupo Vicentino “Cura Brochero” de la parroquia. Se realizan acciones solidarias con el carisma de San Vicente de Paul, y una vez a la semana se visitan hogares geriátricos de la zona llevando la Palabra y la Eucaristía a nuestros hermanos internados en los mismos. Los interesados pueden concurrir a las reuniones que el Grupo tiene en la parroquia los 2° y 4° jueves de cada mes a las 18 horas.

• Invitamos también a los que deseen participar de los encuentros de espiritualidad y oración que se realizan los martes a las 14:30 horas bajo el nombre de “Camino al corazón”.

• También disponemos en la parroquia un servicio de Consultoría Familiar a cargo de un grupo de matrimonios (Informes 0351 156 767460).

• Miércoles a las 20:30 hs: reunión del Consejo Pastoral Parroquial.

• Para los bolsones de alimentos con que Cáritas parroquial ayuda a numerosas familias de la zona, se requiere colaborar con tomates, harina, polenta, lenteja, leche en polvo, té, yerba, galletas.

Lecturas del Domingo 29° durante el año

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Isaías (53, 10-11)

El Señor quiso aplastarlo con el sufrimiento. Si ofrece su vida en sacrificio de reparación, verá su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del Señor se cumplirá por medio de él. A causa de tantas fatigas, él verá la luz y, al saberlo, quedará saciado. Mi Servidor justo justificará a muchos y cargará sobre sí las faltas de ellos.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 32, 4-5. 18-20. 22

R/. Señor, que descienda tu amor sobre nosotros.

La palabra del Señor es recta
y él obra siempre con lealtad;
él ama la justicia y el derecho,
y la tierra está llena de su amor. R.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles,
sobre los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R.

Nuestra alma espera en el Señor:
Él es nuestra ayuda y nuestro escudo.
Señor, que tu amor descienda sobre nosotros,
conforme a la esperanza que tenemos en ti. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta a los Hebreos (4, 14-16)

Hermanos: Ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario, él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado. Vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Marcos (10, 35-45)
Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir”. Él les respondió: “¿Qué quieren que haga por ustedes?”. Ellos le dijeron: “Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”. Jesús les dijo: “No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?”. “Podemos”, le respondieron. Entonces Jesús agregó: “Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados”. Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: “Ustedes saben que aquéllos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud”.
Palabra del Señor.