domingo, 30 de junio de 2013

Agenda 30 de Junio al 6 de Julio

DOMINGO 30 DE JUNIO

Domingo 13 del Tiempo Ordinario
11 hs: Santa Misa.
19:30 hs: Santa Misa.

LUNES 1 DE JULIO

15 hs: Taller Costurero: Grupo Solidaridad.
18 a 19 hs: Catequesis 2° Nivel.
19:30 a 21:30 hs: Narcóticos Anónimos.

MARTES 2 DE JULIO

9 hs: Gimnasia
14:30 hs: Taller de Corte y Confección.
18 hs: Catequesis Confirmación Adolescentes.
19 hs: Catequesis Adultos.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 3 DE JULIO

16 hs: Mercado de Pulgas.
19 a 20:30 hs: Catequesis 1° Nivel.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20 hs: Coro.
20:30 hs: Jóvenes Universitarios.

JUEVES 4 DE JULIO

9 hs: Gimnasia.
18:30 a 20 hs: Catequesis 1° Nivel
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa

VIERNES 5 DE JULIO

19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19 hs: Adoración Santísimo Sacramento
19:30 hs: Santa Misa.

SÁBADO 6 DE JULIO

Día del Aniversario de la Fundación de Córdoba.
10 hs: Apoyo escolar.
10:30 hs: Infancia Misionera.
18 hs: Bautismos.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.

sábado, 29 de junio de 2013

Evangelio del Domingo 13 del Tiempo Ordinario

Sucedió que como se iban cumpliendo los días de su asunción, Jesús se afirmó en su voluntad de ir a Jerusalén, y envió mensajeros delante de sí, que fueron y entraron en un pueblo de samaritanos para prepararle posada; pero no le recibieron porque tenía intención de ir a Jerusalén. Al verlo sus discípulos Santiago y Juan, dijeron: «Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo y los consuma?». Pero volviéndose, les reprendió; y se fueron a otro pueblo.
Mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas». Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». A otro dijo: «Sígueme». Él respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre». Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios». También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa». Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios».
(Lc 9,51-62)

Comentario
Hoy, el Evangelio nos invita a reflexionar sobre nuestro seguimiento de Cristo. Importa saber seguirlo como Él lo espera. Santiago y Juan aún no habían aprendido el mensaje de amor y de perdón: «Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo y los consuma?» (Lc 9,54). Los otros convocados aún no se desprendían realmente de sus lazos familiares. Para seguir a Jesucristo y cumplir con nuestra misión, hay que hacerlo libres de toda atadura: «Nadie que (...) mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios» (Lc 9,62).
Con motivo de una Jornada Misionera Mundial, Juan Pablo II hizo un llamamiento a los católicos a ser misioneros del Evangelio de Cristo a través del diálogo y el perdón. El lema había sido: «La misión es anuncio de perdón». Dijo el Papa que sólo el amor de Dios es capaz de hermanar a los hombres de toda raza y cultura, y podrá hacer desaparecer las dolorosas divisiones, los contrastes ideológicos, las desigualdades económicas y los violentos atropellos que oprimen todavía a la Humanidad. Mediante la evangelización, los creyentes ayudan a los hombres a reconocerse como hermanos.
Si nos sentimos verdaderos hermanos, podremos comenzar a comprendernos y a dialogar con respeto. El Papa ha subrayado que el empeño por un diálogo atento y respetuoso es una condición para un auténtico testimonio del amor salvífico de Dios, porque quien perdona abre el corazón a los demás y se hace capaz de amar. El Señor nos lo dejó dicho en la Última Cena: «Que os améis los unos a los otros, así como Yo os he amado (...). En esto reconocerán todos que sois discípulos míos» (Jn 13,34-35).
Evangelizar es tarea de todos, aunque de modo diferente. Para algunos será acudir a muchos países donde aún no conocen a Jesús. A otros, en cambio, les corresponde evangelizar a su alrededor. Preguntémonos, por ejemplo, si quienes nos rodean saben y viven las verdades fundamentales de nuestra fe. Todos podemos y debemos apoyar, con nuestra oración, sacrificio y acción, la labor misionera, además del testimonio de nuestro perdón y comprensión para con los demás.
Pbro. José MARTÍNEZ Colín (Culiacán, México)

miércoles, 26 de junio de 2013

Cierre del año jubilar en el Monasterio Santa Catalina de Siena

La comunidad de monjas dominicas contemplativas, invitar a la Misa de Acción de Gracias por los 400 años de la fundación de su monasterio, el primero del país (de la entonces llamada de la Gobernación del Tucumán).

La celebración tendrá lugar el martes 2 de julio –fecha de la fundación- en la Iglesia conventual, situada en calle Obispo Trejo 44. Estará presidida por el Arzobispo de Córdoba Monseñor Carlos José Ñañez y concelebrada entre otros numerosos sacerdotes y frailes dominicos, por el Arzobispo Emérito de Mendoza, Monseñor José María Arancibia, por el Obispo Emérito de Villa María, Monseñor José Ángel Rovai, y por el R. P. Dr. Fray Carlos A. Azpiroz Costa, O.P.

Con la celebración de la Misa, se cierra del año del Jubileo, en que las hermanas han dado gracias a Dios, por la permanencia ininterrumpida en la llamada “Córdoba la Docta”, o “Córdoba de las campanas” acompañando a nuestra iglesia y a nuestra patria en todos los avatares de su historia, desde el silencio y la soledad de sus claustros, como con su vida entregada a la plegaria, a la alabanza y a la acción de gracias.

Conforme a su carisma dominicano de contemplar y dar de lo contemplado, se llevaron a cabo una serie de conferencias y conciertos desde el 31 de mayo del año pasado. Así, se dieron a conocer los variados aspectos que contiene el carisma dominicano, y la historia de la fundación y de las personas que intervinieron en este proyecto de Dios para su Pueblo: Fray Fernando de Trejo y Sanabria, el Obispo franciscano que autorizó la fundación; doña Leonor de Tejeda y Mirabal, la fundadora, entre otras figuras relevantes de nuestra historia cordobesa.

Fuente: Arzobispado de Córdoba

domingo, 23 de junio de 2013

Agenda 23 al 29 de Junio

DOMINGO 23 DE JUNI0

Domingo 12 del Tiempo Ordinario
11 hs: Santa Misa.
19:30 hs: Santa Misa.

LUNES 24 DE JUNIO

15 hs: Taller Costurero: Grupo Solidaridad.
18 a 19 hs: Catequesis 2° Nivel.
19:30 a 21:30 hs: Narcóticos Anónimos.

MARTES 25 DE JUNIO

9 hs: Gimnasia
14:30 hs: Taller de Corte y Confección.
18 hs: Catequesis Confirmación Adolescentes.
19 hs: Catequesis Adultos.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 26 JUNIO

16 hs: Mercado de Pulgas.
19 a 20:30 hs: Catequesis 1° Nivel.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20 hs: Coro.
19:30 hs: Santa Misa.
20:30 hs: Jóvenes Universitarios.

JUEVES 27 DE JUNIO

9 hs: Gimnasia.
18:30 a 20 hs: Catequesis 1° Nivel
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa

VIERNES 28 DE JUNIO

19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19 hs: Adoración Santísimo Sacramento
19:30 hs: Santa Misa.

SÁBADO 29 DE JUNIO

17 hs: Catequesis Bautismal.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos. 
19:30 hs: Santa Misa.

sábado, 22 de junio de 2013

Evangelio del Domingo 12 del Tiempo Ordinario

Y sucedió que mientras Jesús estaba orando a solas, se hallaban con Él los discípulos y Él les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». Ellos respondieron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que un profeta de los antiguos había resucitado». Les dijo: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pedro le contestó: «El Cristo de Dios». Pero les mandó enérgicamente que no dijeran esto a nadie.
Dijo: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar al tercer día». Decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará».
(Lc 9,18-24)

Comentario
Hoy, en el Evangelio, Jesús nos sitúa ante una pregunta clave, fundamental. De su respuesta depende nuestra vida: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» (Lc 9,20). Pedro responde en nombre de todos: «El Cristo de Dios». ¿Cuál es nuestra respuesta? ¿Conocemos suficientemente a Jesús como para poder responder? La oración, la lectura del Evangelio, la vida sacramental y la Iglesia son fuentes inseparables que nos llevan a conocerle y a “vivirlo”. Hasta que no seamos capaces de responder con Pedro con todo el corazón y con la misma sencillez..., seguramente todavía no nos habremos dejado transformar por Él. Hemos de conseguir sentir como Pedro, ¡hemos de lograr sentir como la Iglesia para poder responder de manera satisfactoria a la pregunta de Jesús!
Pero el Evangelio de hoy acaba con una exhortación a seguir al Señor desde la humildad, desde la negación y la cruz. Seguir a Jesús de esta manera sólo puede dar salvación, libertad. «Lo que sucede con el oro puro, también sucede con la Iglesia; esto es, que cuando pasa por el fuego, no experimenta ningún mal; más bien lo contrario, su esplendor aumenta» (San Ambrosio). Ni la contrariedad, ni la persecución por causa del Reino, nos han de dar miedo, más bien nos han de ser motivo de esperanza e, incluso, de alegría. Dar la vida por Cristo no es perderla, es ganarla para toda la eternidad. Jesús nos pide que nos humillemos totalmente por fidelidad al Evangelio, quiere que, libremente, le demos toda nuestra existencia. ¡Vale la pena dar la vida por el Reino!
Seguir, imitar, vivir la vida de la gracia, en definitiva, permanecer en Dios es el objetivo de nuestra vida cristiana: «Dios se hizo hombre para que imitando el ejemplo de un hombre, cosa posible, lleguemos a Dios, cosa que antes era imposible» (San Agustín). ¡Que Dios, con la fuerza de su Espíritu Santo, nos ayude a ello!
Rev. D. Ferran JARABO i Carbonell (Agullana, Girona, España)

viernes, 21 de junio de 2013

Oramos por la Patria

A pocos días de celebrar el 9 de julio, en que recordamos nuestra Independencia, representantes de diversas denominaciones religiosas invitados por el Arzobispo de Córdoba Monseñor Carlos José Ñáñez, están preparando este encuentro de oración por la Patria. Dicha celebración tendrá lugar el próximo jueves 4 de julio a las 19.30 horas, en el Auditorio del Colegio de Abogados de Córdoba (Duarte Quirós 571).

Están todos invitamos a orar para que este encuentro interreligioso sea verdaderamente fructífero.

En esta tarea están comprometidos: Arzobispado de Córdoba. COMIPAZ. Comunidad Musulmana de Córdoba. Comunidad Israelita de Córdoba. Comunidad Griega Ortodoxa. Comunidad Armenia Ortodoxa. Comunidad Ortodoxa de Antioquia de Córdoba. Comunidad Siriana Ortodoxa de Córdoba. Centro Ecuménico Cristiano de Córdoba. Comunidad Evangélica. Comunidad Luterana. Comunidad Metodista. Comunidad Apostólica Armenia.

Contacto: Centro Ecuménico Cristiano de Córdoba. 
Lima 266 - Centro - Córdoba - Argentina - Tel fax: 54 351 4210251  

jueves, 20 de junio de 2013

Carta abierta a los candidatos

En la carta, la Pastoral Social de Córdoba expresa su preocupación por este año electoral parlamentario que estamos transitando; y a la luz del documento de la Conferencia Episcopal Argentina "Hacia un Bicentenario de Justicia y Solidaridad", destaca aspectos esenciales para la construcción de un Proyecto de Nación que contempla: el Bien Común, el respeto por la Constitución y el cumplimiento de la Ley, la independencia del Poder Republicano, la trasparencia de la Justicia, la preocupación por temas fundamentales como la educación de nuestros jóvenes, y un llamado a esforzarnos por la construcción de una Nación auténticamente federal.

En esta línea dejaron formuladas seis preguntas a los respectivos candidatos:

¿Cuáles serán sus proyectos de ley para mejorar la nutrición, la educación, el trabajo y la política de vivienda?

¿Qué legislación debería promulgarse para enfrentar, y afrontar, la prevención y tratamiento de las adicciones, y luchar contra el narcotráfico?

¿Qué leyes impulsaría, o apoyaría, para promover la cultura del trabajo?

¿Qué leyes cree necesarias para mejorar las jubilaciones mínimas y garantizar el cuidado de los fondos de las cajas previsionales?

¿Cuál es su posición frente a la defensa de la vida desde su concepción hasta la muerte natural?

¿Cómo piensa promover el desarrollo de vínculos saludables entre los miembros de la familia?

Finalmente el mensaje afirma: "Estamos convencidos de que construir ciudadanía no es, simplemente, enseñar a la gente a votar, sino reconocer y promover la dignidad de las personas. En nuestra bendita tierra hay quienes están en un grado de infra humanidad y despersonalización tan fuerte que se requiere un esfuerzo extra de toda la sociedad para poder construir una Nación integrada, que nos incluya a todos, y donde cada habitante piense, sienta y actúe como verdadero ciudadano".

Para leer el texto completo de la carta hacer clic acá

Fuente: Pastoral Social
Arzobispado de Córdoba

miércoles, 19 de junio de 2013

"El embrión es uno de nosotros"

Con el título ¨El embrión es uno de nosotros¨ la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina se pronunció nuevamente sobre las técnicas de procreación artificial a raíz de la sanción de la ley de fertilización asistida.

El embrión es “uno de nosotros”
Reflexiones ante la sanción de la “Ley de acceso integral a la reproducción médicamente asistida”
Como Iglesia, nos hemos pronunciado en diversas ocasiones sobre las técnicas de procreación artificial, buscando llevar esperanza a las personas involucradas en situaciones de infertilidad y esterilidad, pero también señalando que no todo lo técnicamente posible es ética y jurídicamente aceptable.

El 27 de abril de 2012 (1) recordábamos que “en caso que se llevase adelante la fecundación extracorpórea, el ser humano concebido de esta manera tiene el mismo estatuto, dignidad y derechos que cualquier otro”. La trasmisión de la vida humana goza de tal dignidad que no puede estar sometida a parámetros técnicos. Entre los bienes afectados está el derecho a la identidad de los niños concebidos. Además, la recientemente sancionada ley de "acceso integral a la reproducción médicamente asistida" genera preocupación por la legalización de nuevas formas de manipulación de vidas humanas en etapa embrionaria.

La ley en su artículo 2 dispone que estas técnicas se apliquen para conseguir un embarazo. Más allá de las consideraciones bioéticas de fondo, entendemos que ello refleja una finalidad claramente reproductiva en el espíritu de la ley que excluiría cualquier posibilidad de destruir embriones.

Luego de la sanción de la ley, para limitar daños y contribuir al bien común, es necesaria una expresa prohibición de cualquier forma de destrucción de embriones humanos, o de su utilización para fines comerciales, industriales o de experimentación.

Nuestro país tiene una sabia y humanista tradición jurídica de protección de la vida humana desde la fecundación. Esta protección, lejos de ser expresión de una visión religiosa, es manifestación del respeto que merece cada vida humana y que está en la base del funcionamiento del sistema de derechos humanos.

En el plano internacional se verifica un intenso debate en torno a la protección de la vida embrionaria. En Europa se ha lanzado la iniciativa "Uno de nosotros" que promueve que en todo el ámbito de la comunidad europea se proteja a los embriones humanos contra toda forma de manipulación y destrucción. Por ello es importante definir el reconocimiento del inicio de la vida humana desde la existencia del embrión. El Papa Francisco en persona ha alentado esta iniciativa en su alocución del 12 de mayo de 2013 afirmando: "invito a mantener viva la atención de todos sobre el tema tan importante del respeto por la vida humana desde el momento de su concepción”.

14 de junio de 2013
Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina

(1) Reflexiones y aportes sobre algunos temas vinculados a la reforma del Código Civil, Nro. 26.

lunes, 17 de junio de 2013

15º Aniversario Comité Interreligioso por la Paz (COMIPAZ)

Tenemos el agrado de invitarle a compartir la conmemoración 15º Aniversario Comité Interreligioso por la Paz (COMIPAZ).

La celebración se llevara a cabo en el Auditorio Diego de Torres de la Universidad Católica de Córdoba, sito en Obispo Trejo 323 el día 18 de Junio a las 19:30 hs.

En esta oportunidad, quienes integramos el COMIPAZ suscribiremos e invitamos a suscribir un “Decálogo de Propuestas Reflexivas para Trabajar por la paz”

En el corazón humano está impresa la vocación a una actitud de Paz. Dios siempre valora esa actitud como esencial al mandato del amor al prójimo. "Amar la paz y buscar la paz", es la invitación que se hace en el Talmud Judaico. "Difundid la paz entre vosotros" pide el Corán musulmán y en el Evangelio Cristiano, según San Mateo, se resalta la paz, como fuente de verdadera felicidad, por eso allí se exclama "dichosos los que obran la paz".

La paz, implica en sí misma, una actitud interior y trascendente, que se potencia cuando se proyecta al prójimo. Es un deber y una responsabilidad indelegable de cada una de las personas y de la comunidad. Es un impulso necesario a educar y profundizar en lo personal y lo social.

Para felicidad de los cordobeses, en ese impulso vital e imprescindible hacia el bien común, en junio de 1998, se conformó en Córdoba el Comité Interreligioso por la Paz, (COMIPAZ). Ese Comité resultó del encuentro fructífero de tres grandes religiones monoteístas, -la Judía, la Cristiana y la Musulmana-, y de sus enriquecedores matices y manifestaciones. Eran los hombres y mujeres comprometidos con las esencias de sus credos, rabinos, schaij´s, imanes, obispos, sacerdotes, religiosos, pastores y laicos que, sin perder su identidad, a través de sus diversos referentes, se propusieron trabajar por la Paz, haciendo de dicha aspiración un objetivo permanente. Todo ello, desde el mutuo conocimiento y el entendimiento recíproco que potencia la búsqueda y la construcción del fin propuesto al servicio de la comunidad.

Se llamó a promover la Paz porque Dios es Paz. Se quiso el encuentro fraterno de todos los hombres, colaborando a superar barreras ideológicas, religiosas, sociales y culturales y de esa manera trabajar por la armonía y la integración en la diversidad enriquecedora.

La Paz es un esfuerzo y no es un estado de éxtasis. Hay que trabajar por ella, con determinación firme y perseverante. No es una ingenuidad al servicio de lo imposible, por el contrario, ella permite que los hombres nos podamos ver a los ojos, en una construcción forjada en el respeto mutuo.

En este año 2013, en el que hay un camino de quince años intensos y ricos, transitado en la vocación común de quienes integramos el COMIPAZ se desea formular un decálogo de propuestas reflexivas para trabajar por la Paz, que nos involucren una dinámica activa en favor de ella. No se pretende agotar todas las acciones y esfuerzos que tienen que hacerse, pero los que proponemos ayudan a aproximarnos y comprometernos con algunos de sus perfiles y presupuestos necesarios, en la búsqueda de una Paz auténtica.

Por ello y para ello, NOS COMPROMETEMOS a:

1) ESFORZARNOS en establecer diálogos constructivos y constantes entre los hombres, como una de las bases principales de la convivencia en Paz. La posibilidad que nos eduquemos en una actitud de diálogo, impide que se ignore temas, personas y pueblos. De esa manera se pueden trabajar salidas mejoradoras, que den esperanza, al servicio del bien común. Todo ello, por sobre la cultura de la violencia que ciega la razón, el corazón y el espíritu. También implica promover el arreglo pacífico de los conflictos, como una dinámica de convivencia, en una sociedad que trabaja para la Paz, en el encuentro respetuoso, que busca el entendimiento mutuo, entre las personas y los pueblos.

2) TRABAJAR para asegurar que se respete la vida humana, su dignidad y su integridad física, psíquica y moral, en todas sus manifestaciones, ya que no puede haber Paz espiritual ni social, si ello, esencialmente, no se busca y garantiza.

3) OCUPARNOS que se respeten, integralmente, los derechos humanos y las libertades fundamentales que ellos implican, como presupuesto para una sociedad equilibrada, presupuesto básico para una Paz verdadera.

4) EMPEÑARNOS por buscar todos los caminos posibles que permitan erradicar la pobreza y el analfabetismo, ya que esos males violentan la conciencia moral de la sociedad, que no puede estar en Paz, si no se preocupa y ocupa seriamente de ello. Hay que ser liberadores de la sumisión que implica la miseria, el temor y la desesperanza y actuar como promotores del progreso personal, social y espiritual, en libertad.

5) COLABORAR, denodadamente, a fortalecer las instituciones democráticas y velar para que se de una participación plena y plural, de la comunidad y de las personas, en la construcción de ciudadanía y convivencia social en Paz. Todo ello, en una dinámica estatal que debe ser transparente y en la que los gobernantes rindan cuentas de la gestión de los asuntos públicos. De esa manera se logra el mejor antídoto, en contra de la corrupción, que carcome la credibilidad de la sociedad en sus gobernantes y nubla el futuro en Paz.

6) AYUDAR a eliminar todas las formas de intolerancia y discriminación, basadas en la raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional, étnico o social, posición económica, nacimiento, discapacidades o cualquier otra condición. La Paz presupone reconocernos como obra de Dios, sin distinciones que ofendan la policromía de paisajes que enriquecen lo humano.

7) PROTEGER el medio ambiente, como un capital que nos han prestado las generaciones futuras. No hacerlo condena, a la humanidad presente y a la que vendrá, a no gozar de la Paz de un mundo vivo, asumido como un ámbito a compartir y preservar para todos.

8) EDUCAR y educarnos en el respeto y fomento del derecho de todas las personas a poder ejercer y disfrutar de la libertad de expresión. Garantía esta, esencial para asegurar el poder buscar, difundir y recibir información e ideas, porque ello enriquecer el diálogo en Paz y nos enriquece culturalmente.

9) EJERCITAR y PROMOVER los valores de la comprensión, el aprecio, la reconciliación y la solidaridad entre las personas y los pueblos, porque en ello radica la Paz, propia del encuentro fructífero en humanidad.

10) ASUMIR con tenacidad que la Paz es posible y aprender a tener la sabiduría que implica dicho desafío, transitado por el camino de la no violencia y que nos invita a asumirlo desde la fuerza del amor, de la verdad y la justicia. Todo ello, en la alegría de la confraternidad plural y respetuosa que nos aúna.

domingo, 16 de junio de 2013

Agenda 16 al 22 de Junio

DOMINGO 16 DE JUNI0

Domingo 11 del Tiempo Ordinario
“Día del Padre”
11 hs: Santa Misa.
19:30 hs: Santa Misa.

LUNES 17 DE JUNIO

14:30 hs: Taller Costurero: Grupo Solidaridad.
18 a 19 hs: Catequesis 2° Nivel.
19:30 a 21:30 hs: Narcóticos Anónimos.

MARTES 18 DE JUNIO

9 hs: Gimnasia
14:30 hs: Taller de Corte y Confección.
18 hs: Catequesis Confirmación Adolescentes.
19 hs: Catequesis Adultos.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
No habrá Misa por la celebración de los 15 años del COMIPAZ en la UCC.

MIÉRCOLES 19 JUNIO

16 hs: Mercado de Pulgas.
19 a 20:30 hs: Catequesis 1° Nivel.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20 hs: Coro.
19:30 hs: Santa Misa.
20:30 hs: Jóvenes Universitarios.

JUEVES 20 DE JUNIO

Feriado: Día de la Bandera.
18:30 a 20 hs: Catequesis 1° Nivel
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa

VIERNES 21 DE JUNIO

Feriado Puente.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19 hs: Adoración Santísimo Sacramento
19:30 hs: Santa Misa.

SÁBADO 22 DE JUNIO

19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa

sábado, 15 de junio de 2013

Evangelio del Domingo 11 del Tiempo Ordinario

Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa. Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume, y poniéndose detrás, a los pies de Él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume.
Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora. Jesús le respondió: «Simón, tengo algo que decirte». Él dijo: «Di, maestro». «Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?». Respondió Simón: «Supongo que aquel a quien perdonó más». Él le dijo: «Has juzgado bien», y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos. No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume. Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra».
Y le dijo a ella: «Tus pecados quedan perdonados». Los comensales empezaron a decirse para sí: «¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?». Pero Él dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado. Vete en paz».
Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.
(Mt 7,36—8,3)

Comentario
Hoy, el Evangelio nos explica que aquel que encuentra a Jesús no puede hacerlo con indiferencia. ¿Por qué el rabino lo invita a compartir su comida para tratarlo luego con descortesía descuidando atenderlo con las muestras de respeto y honor acostumbradas?
Lucas dibuja un agudo contraste entre el arrogante e incorrupto fariseo, que sigue todas las normas pero carece de la sensibilidad de aplicar las más elementales acciones de amabilidad hacia un huésped, y la mujer que —teniendo una reputación de pecadora— recibe, en cambio, a Jesús con una atención amorosa (cf. Lc 7,45-46). No hay duda que ella entiende la importancia de esa amorosa atención al tiempo que el fariseo carece totalmente de esa sensibilidad. Los Fariseos evitaban la compañía de los “pecadores públicos” y, al hacerlo, descuidaban darles la ayuda que necesitaban para que encontrasen su curación y su integridad.
Como humanos, es muy difícil amar de verdad y saber perdonar a las personas, y caemos en la tentación de preocuparnos de las apariencias, para adquirir así la reputación de una vida virtuosa, mientras continuamos cultivando nuestra tendencia a juzgar y a no perdonar. Muchas de las narraciones del Evangelio nos hablan de la actitud de los fariseos frente a los publicanos. Si ahora quisiésemos describir lo que los fariseos harían si viviesen en nuestra sociedad actual, podríamos ver, por ejemplo, que ciertamente irían a Misa y la seguirían debidamente pero, en su camino de vuelta a casa, no dudarían en criticar negativamente a los demás. Desde luego es laudable asistir a Misa y observar las normas de la conducta cristiana, pero toda esa cuidadosa observancia carece de valor si no va acompañada de un genuino espíritu de amor y perdón.
Según Benedicto XVI, «el nuevo culto cristiano abarca todos los aspectos de la vida, transfigurándola (...). La Eucaristía, al implicar la realidad humana concreta del creyente, hace posible día a día la transfiguración progresiva del hombre, llamado a ser por gracia imagen del Hijo de Dios».
Fr. Eusebio MARTÍNEZ (Brownsville, Texas, Estados Unidos)

jueves, 13 de junio de 2013

La Legislatura de Córdoba homenajeó al Comipaz

El pleno legislativo rindió homenaje por el 15º aniversario de la creación en Córdoba del Comité Interreligioso por la Paz (Comipaz).

El Comipaz es una organización no gubernamental integrada por líderes religiosos y laicos musulmanes, judíos y cristianos (evangélicos y católicos) que promueven una cultura de paz, el diálogo ecuménico, la cooperación y la convivencia. 

Se constituyó el 18 de junio de 1998 y con muy pocos antecedentes de este tipo de comité en el país su objetivo es trabajar en conjunto desde el ámbito interreligioso en pos de la construcción de una sociedad más plural y respetuosa de las diferencias.

Durante el homenaje asistieron al recinto de sesiones  integrantes del Comipaz, entre ellos el rabino Marcelo Polakoff; de la Sociedad Árabe Musulmana, Imán Alí Badrán; el Presbítero Pedro Torres, el pastor evangélico, Norberto Ruffa y Juan Carlos Nieto, de la Asamblea de la Comunidad Baha'i Argentina.

Los representantes religiosos recibieron una plaqueta recordatoria por parte de las autoridades del Poder Legislativo. 

miércoles, 12 de junio de 2013

Jornadas Arquidiocesanas de Formación


En el año de la Fe, al cumplirse el 50º aniversario del Concilio Vaticano II y en el marco de los 20 años de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica, el Instituto Teológico de Córdoba – ITeC – y la Junta Arquidiocesana de Catequesis de Córdoba, ofrecen jornadas arquidiocesanas de formación los días 13 y 24 de Junio. Esta propuesta figuraba en la agenda pastoral 2013 y está abierta a todo el público que desee continuar profundizando en la formación cristiana.

A los 50 Años del Concilio Vaticano II - Memoria y perspectivas

Jueves 13 de junio
Organiza: Instituto Teológico de Córdoba –ITeC–
Lugar: Seminario Mayor de Córdoba Nuestra Señora de Loreto - (Av. Hipólito Irigoyen 64)

Primer Panel 17.00 a 18.00
- Dr. Mons. José Ángel Rovai: Lumen Gentium y Gaudium et Spes, la Iglesia en camino
- Dra. Verónica Talamé: Dei Verbum y los estudios bíblicos después del Concilio
Diálogo 18.00 a 18.30

Segundo Panel 19.00 a 21.00
- Lic. Pbro. Roberto Giardino: Sacrosanctum Concilium y la liturgia hoy
- Dra. María José Caram: El Concilio Vaticano II y su recepción en América Latina
- Rabino Marcelo Polakoff: ¿Mesías se escribe con "s"?: el diálogo como unción
Diálogo 20.00 hs.

Cierre: Novena Arquidiocesana por el Año de la Fe.

A 20 Años del Catecismo de la Iglesia Católica

Lunes 24 de junio
19.30hs. a 21.30hs.
Organiza Junta Arquidiocesana de Catequesis
Auditorio Casa de la Catequesis “Juan Pablo II” (Obispo Trejo 459)

“Un acercamiento teológico al Catecismo de la Iglesia Católica”
Pbro. Pedro Torres

“Implicancias catequístico-pastorales”
Pbro. Francisco Bisio

“El Catecismo y su contexto histórico”
Dra. Gabriela Peña

Tomado de la página del Arzobispado de Córdoba

domingo, 9 de junio de 2013

Agenda 9 al 15 de junio

DOMINGO 9 DE JUNI0

Domingo 10 del Tiempo Ordinario
11 hs: Santa Misa.
19:30 hs: Santa Misa.

LUNES 10 DE JUNIO

15 hs: Taller Costurero: Grupo de Solidaridad.
18 a 19 hs: Catequesis 2° Nivel.
19:30 a 21:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.

MARTES 11 DE JUNIO

14:30 hs: Taller de Corte y Confección.
18 hs: Catequesis Confirmación Adolescentes.
19 hs: Catequesis Adultos.
19:30: Alcohólicos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 12 JUNIO

16 hs: Mercado d Pulgas.
19 a 20:30 hs: Catequesis 1° Nivel.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.
20 hs: Coro.
20:30 hs: Jóvenes Universitarios.

JUEVES 13 DE JUNIO

18 hs: Reunión Grupo Vicentino “Cura Brochero”
18:30 a 20 hs: Catequesis 1° Nivel
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa

VIERNES 14 DE JUNIO

19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19 hs: Adoración Santísimo Sacramento
19:30 hs: Santa Misa.

SÁBADO 15 DE JUNIO

8:30 a 12 hs: Retiro para Ministros Extraordinarios de la Comunión en María Auxiliadora.
10 hs: Apoyo escolar.
10:30 hs: Infancia Misionera.
18 hs: Bautismos.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Santa Misa.
Campaña de la Frazada.

sábado, 8 de junio de 2013

Evangelio del Domingo 10° del Tiempo Ordinario

En aquel tiempo, Jesús se fue a una ciudad llamada Naím, e iban con Él sus discípulos y una gran muchedumbre. Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad. Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo: «No llores». Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y Él dijo: «Joven, a ti te digo: levántate». El muerto se incorporó y se puso a hablar, y Él se lo dio a su madre. El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: «Un gran profeta se ha levantado entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo». Y lo que se decía de Él, se propagó por toda Judea y por toda la región circunvecina.
(Lc 7,11-17)

Comentario
Hoy también nosotros quisiéramos enjugar todas las lágrimas de este mundo: «No llores» (Lc 7,13). Los medios de comunicación nos muestran —hoy más que nunca— los dolores de la humanidad. ¡Son tantos! Si pudiéramos, a tantos hombres y mujeres les diríamos «levántate» (Lc 7,14). Pero…, no podemos, ¡no podemos, Señor! Nos sale del alma decirle: —Mira, Jesús, que nos vemos desbordados por el dolor. ¡Ayúdanos!
Ante esta sensación de impotencia, procuremos reaccionar con sentido sobrenatural y con sentido común. Sentido sobrenatural, en primer lugar, para ponernos inmediatamente en manos de Dios: no estamos solos, «Dios ha visitado a su pueblo» (Lc 7,16). La impotencia es nuestra, no de Él. La peor de todas las tragedias es la moderna pretensión de edificar un mundo sin Dios e, incluso, a espaldas de Dios. Desde luego es posible edificar “algo” sin Dios, pero la historia nos ha mostrado sobradamente que este “algo” es frecuentemente inhumano. Aprendámoslo de una vez por todas: «Sin mí no podéis hacer nada» (Jn 15,5).
En segundo lugar, sentido común: el dolor no podemos eliminarlo. Todas las “revoluciones” que nos han prometido un paraíso en esta vida han acabado sembrando la muerte. Y, aun en el hipotético caso (¡un imposible!) de que algún día se pudiera eliminar “todo” dolor, no dejaríamos de ser mortales… (por cierto, un dolor al que sólo Cristo-Dios ha dado respuesta real).
El espíritu cristiano es “realista” (no esconde el dolor) y, a la vez, “optimista”: podemos “gestionar” el dolor. Más aun: el dolor es una oportunidad para manifestar amor y para crecer en amor. Jesucristo —el “Dios cercano”— ha recorrido este camino. En palabras del Papa Francisco, «conmoverse (“moverse-con”), compadecerse (“padecer-con”) del que está caído, son actitudes de quien sabe reconocer en el otro su propia imagen [de fragilidad]. Las heridas que cura en el hermano son ungüento para las propias. La compasión se convierte en comunión, en puente que acerca y estrecha lazos».
Rev. D. Antoni CAROL i Hostench (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)