lunes, 31 de diciembre de 2012

¡Feliz Cumpleaños Pedro!


1960 - 31 de diciembre - 2012
Cumpleaños del Padre Pedro
A nuestro querido párroco
el saludo afectuoso en este día
y nuestra oración a la Virgen del Valle
para que siempre lo proteja y lo acompañe.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Evangelio del Domingo de la Sagrada Familia

Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca.
Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando». Él les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?». Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.
Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.
(Lc 2,41-52)

Comentario
Hoy contemplamos, como continuación del Misterio de la Encarnación, la inserción del Hijo de Dios en la comunidad humana por excelencia, la familia, y la progresiva educación de Jesús por parte de José y María. Como dice el Evangelio, «Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres» (Lc 2,52).
El libro del Siracida, nos recordaba que «el Señor glorifica al padre en los hijos, y afirma el derecho de la madre sobre su prole» (Si 3,2). Jesús tiene doce años y manifiesta la buena educación recibida en el hogar de Nazaret. La sabiduría que muestra evidencia, sin duda, la acción del Espíritu Santo, pero también el innegable buen saber educador de José y María. La zozobra de María y José pone de manifiesto su solicitud educadora y su compañía amorosa hacia Jesús.
No es necesario hacer grandes razonamientos para ver que hoy, más que nunca, es necesario que la familia asuma con fuerza la misión educadora que Dios le ha confiado. Educar es introducir en la realidad, y sólo lo puede hacer aquél que la vive con sentido. Los padres y madres cristianos han de educar desde Cristo, fuente de sentido y de sabiduría.
Difícilmente se puede poner remedio a los déficits de educación del hogar. Todo aquello que no se aprende en casa tampoco se aprende fuera, si no es con gran dificultad. Jesús vivía y aprendía con naturalidad en el hogar de Nazaret las virtudes que José y María ejercían constantemente: espíritu de servicio a Dios y a los hombres, piedad, amor al trabajo bien hecho, solicitud de unos por los otros, delicadeza, respeto, horror al pecado... Los niños, para crecer como cristianos, necesitan testimonios y, si éstos son los padres, esos niños serán afortunados.
Es necesario que todos vayamos hoy a buscar la sabiduría de Cristo para llevarla a nuestras familias. Un antiguo escritor, Orígenes, comentando el Evangelio de hoy, decía que es necesario que aquel que busca a Cristo, lo busque no de manera negligente y con dejadez, como lo hacen algunos que no llegan a encontrarlo. Hay que buscarlo con “inquietud”, con un gran afán, como lo buscaban José y María.
Rev. D. Joan Ant. MATEO i García (La Fuliola, Lleida, España)

jueves, 27 de diciembre de 2012

Benedicto XVI proclama Venerable a Pablo VI


Benedicto XVI reconoció las «virtudes heroicas» del papa Pablo VI, primer paso hacia su beatificación, informó el Vaticano. El papa autorizó a la Congregación para la Causa de los Santos a promulgar el decreto por el que se reconocen las «virtudes heroicas» de Pablo VI, a quien a partir de ahora se le otorga el título de «venerable», durante la audiencia que concedió al prefecto de dicha congregación, el cardenal Angelo Amato.

El pasado 10 de diciembre, los cardenales y obispos de esa congregación aprobaron la positio, el dossier que recoge toda la documentación sobre del proceso de beatificación de Giovanni Battista Montini, el italiano nacido en el pueblo norteño de Concesio (Brescia) el 26 de septiembre de 1897, que fue elegido papa el 21 de junio de 1963 a la muerte de Juan XXIII y gobernó la Iglesia hasta el 5 de agosto de 1978.

Tras el reconocimiento de las virtudes heroicas, falta la aprobación de un milagro para que pueda ser beatificado. Al postulador de la causa, el sacerdote italiano Antonio Marrazzo, ya le han llegado varios posibles milagros ocurridos por intercesión del papa Montini.

Uno es la curación de un feto ocurrida hace 16 años en California (EEUU). Según los médicos, el feto presentaba daños cerebrales irreversibles y aconsejaron a la madre que abortara, ésta decidió seguir adelante, comenzó a rezar a Pablo VI y el niño nació sano. Otro posible milagro es de una monja que padecía un cáncer incurable y sanó de manera inexplicable para la ciencia.

Según algunos medios italianos, no se descarta que el papa Montini pueda ser elevado ya a la gloria de los altares a finales del año 2013, cuando Benedicto XVI clausure el Año de la Fe.

Bajo el Pontificado de Pablo VI se celebraron las tres últimas sesiones del Concilio. Durante su pontificado publicó encíclicas como Ecclesiam suam, Populorum Progressio y Humanae vitae.

También inauguró los viajes apostólicos del Papa por el mundo, visitando Tierra Santa (1964), donde se produjo el histórico encuentro, con abrazo fraternal incluido, con el Patriarca ortodoxo Atenagoras; Bombay (India), la ONU (1965), Fátima (Portugal), Estambul, Bogotá, Ginebra, Uganda, Asia Oriental y Australia.

Falleció el 6 de agosto de 1978.

(Efe / InfoCatólica)

martes, 25 de diciembre de 2012

¡Aleluya! ¡Feliz Navidad!


San Juan Crisóstomo ha dicho:

"¡Observo un nuevo y admirable misterio! Mis oídos resuenan en torno con las voces de los pastores, que no silban con suaves sonidos, sino que cantan un himno celestial! ¡Cantan los ángeles, tocan los arcángeles, ensalzan los Querubines, glorifican los Serafines; y todos hacen fiesta, cuando miran a Dios en la tierra y al hombre en el cielo! Porque Aquel que vive en las alturas, por una providencia particular, lo ven ahora acá abajo, y al que estaba acá abajo (el hombre justo) lo verán allá arriba a causa de la benevolencia de Dios (una vez consumada la Redención). Hoy Belén es reflejo de los cielos; pero en vez de estrellas tiene ángeles cantores, y ha encerrado en su seno de una manera no limitada en vez del sol, al Sol de justicia.

"Y en este punto, no te pongas a investigar cómo ha sucedido eso, porque en donde entra la voluntad de Dios ahí cede el orden natural. ¡Él quiso, pudo, descendió, redimió! ¡Todo obedece a la voluntad de Dios! ¡Hoy el que ES, es engendrado; el que ES, se hace aquello que no era! Porque siendo Dios se hace hombre, pero sin dejar la divinidad que tenía. No se hace hombre con pérdida de la divinidad... sino que existiendo como Verbo y permaneciendo sin cambio en su propia naturaleza a causa de su impasibilidad, se ha hecho carne."

¡ALELUYA!  ¡FELIZ NAVIDAD!

Fuente: Catolicidad

domingo, 23 de diciembre de 2012

Que Jesús les regale su paz en esta Navidad...!!!


Pensamientos, palabras y gestos de paz crean una mentalidad y una cultura de la paz, una atmósfera de respeto, honestidad y cordialidad.

Es necesario enseñar a los hombres a amarse y educarse a la paz, y a vivir con benevolencia, más que con simple tolerancia. Es fundamental que se cree el convencimiento de que “hay que decir no a la venganza, hay que reconocer las propias culpas, aceptar las disculpas sin exigirlas y, en fin, perdonar”, de modo que los errores y las ofensas puedan ser en verdad reconocidos para avanzar juntos hacia la reconciliación.

Esto supone la difusión de una pedagogía del perdón. El mal, en efecto, se vence con el bien, y la justicia se busca imitando a Dios Padre que ama a todos sus hijos.

Es un trabajo lento, porque supone una evolución espiritual, una educación a los más altos valores, una visión nueva de la historia humana…  la pedagogía de
la paz implica acción, compasión, solidaridad, valentía y perseverancia.

Jesús encarna el conjunto de estas actitudes en su existencia, hasta el don total de sí mismo, hasta “perder la vida”. Promete a sus discípulos que, antes o después, harán el extraordinario  descubrimiento del que hemos hablado al inicio, es decir, que en el mundo está Dios, el Dios de Jesús, completamente solidario con los hombres.”

Del mensaje de la Paz 2013- QUE JESÚS LES REGALE SU PAZ EN ESTA NAVIDAD…!!!

HORARIOS DE MISAS

El lunes 24 de diciembre se celebrará la misa de noche buena a las 20:30 horas. Habrá una pantalla y sonido en los jardines del templo.
El martes 25 de diciembre, día de Navidad, las misas tendrán los mismos horarios que los domingos: a las 11:00 y a las 20:00 horas.

Evangelio del Domingo Cuarto de Adviento

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!».
(Lc 1,39-45)

Comentario
Hoy es el último domingo de este tiempo de preparación para la llegada —el Adviento— de Dios a Belén. Por ser en todo igual a nosotros, quiso ser concebido —como cualquier hombre— en el seno de una mujer, la Virgen María, pero por obra y gracia del Espíritu Santo, ya que era Dios. Pronto, en el día de Navidad, celebraremos con gran alegría su nacimiento.
El Evangelio de hoy nos presenta a dos personajes, María y su prima Isabel, las cuales nos indican la actitud que ha de haber en nuestro espíritu para contemplar este acontecimiento. Tiene que ser una actitud de fe, y de fe dinámica.
Isabel, con sincera humildad, «quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: ‘(...) ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?’» (Lc 1,41-43). Nadie se lo había contado; sólo la fe, el Espíritu Santo, le había hecho ver que su prima era madre de su Señor, de Dios.
Conociendo ahora la actitud de fe total por parte de María, cuando el Ángel le anunció que Dios la había escogido para ser su madre terrenal, Isabel no se recató en proclamar la alegría que da la fe. Lo pone de relieve diciendo: «¡Feliz la que ha creído!» (Lc 1,45).
Es, pues, con actitud de fe que hemos de vivir la Navidad. Pero, a imitación de María e Isabel, con fe dinámica. En consecuencia, como Isabel, si es necesario, no nos hemos de contener al expresar el agradecimiento y el gozo de tener la fe. Y, como María, además la hemos de manifestar con obras. «Se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel» (Lc 1,39-40) para felicitarla y ayudarla, quedándose unos tres meses con ella (cf. Lc 1,56).
San Ambrosio nos recomienda que, en estas fiestas, «tengamos todos el alma de María para glorificar al Señor». Es seguro que no nos faltarán ocasiones para compartir alegrías y ayudar a los necesitados.
Mons. Ramon MALLA i Call Obispo Emérito de Lleida (Lleida, España)

jueves, 20 de diciembre de 2012

El cura Brochero ha sido beatificado


Carta de los Obispos de la provincia de Córdoba por la Beatificación de Brochero:

Ante la gratísima noticia del Santo Padre de haber decidido la beatificación de José Gabriel del Rosario Brochero, los obispos de la Región Centro (Arquidiócesis de Córdoba, Diócesis de Cruz del Eje, Villa María, Río Cuarto, San Francisco y Prelatura de Deán Funes), queremos recordar y celebrar esta figura sacerdotal que refleja de modo particular el rostro de Cristo sacerdote, profeta y pastor de su Pueblo.

El Cura Brochero nació el 16 de Marzo de 1840 en un paraje llamado “Carreta Quemada” en las cercanías de Santa Rosa del Río Primero (Provincia de Córdoba) siendo bautizado al otro día de su nacimiento en la Parroquia de Santa Rosa. A los 16 años entró al Seminario Mayor de Córdoba “Nuestra Señora de Loreto” en donde recibió su formación sacerdotal y en las aulas de la Universidad de Córdoba cursó sus estudios filosóficos y teológicos. Fue ordenado presbítero el 4 de noviembre de 1866 por el Obispo José Vicente Ramírez de Arellano y preside su Primera Misa en la Capilla del Seminario el 10 de diciembre, festividad de Nuestra Señora de Loreto. Fue nombrado Prefecto de Estudios del Seminario y se inició en la vida pastoral en la Catedral de Córdoba. En 1869 se recibió de Maestro en Filosofía por la Universidad y en noviembre de 1869 el Obispo lo destinó a Traslasierra a hacerse cargo del Curato de San Alberto y más tarde es nombrado Párroco de Villa del Tránsito (actualmente Villa Cura Brochero) desde donde  desplegó  su intenso ministerio pastoral. Murió leproso y ciego en esa Villa el 26 de enero 1914, a los 74 años de edad.

Un rasgo típico de su vida sacerdotal fue la presentación del Evangelio mediante un lenguaje vívido y cercano a la comprensión de la gente sencilla. Su preocupación estuvo en iluminar la vida de sus fieles a partir de la Palabra de Dios no de forma general y abstracta sino aplicada a las circunstancias concretas de la vida. Durante sus cabalgatas y viajes se entregaba también a la oración silenciosa y continua de donde más tarde brotaría su predicación. Sus ratos largos orando delante de la Eucaristía como así también su amor y devoción a la Santísima Virgen María, le dieron esa profundidad que es propia de la palabra que brota de la contemplación y que luego se expande en la acción apostólica. Convencido de que los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola eran un medio excelente para llevar a sus fieles a Dios, se convirtió en un gran propulsor de los mismos. A tal fin construyó con sus fieles una Casa de Ejercicios en donde llegaron a darse tandas hasta de 800 participantes cuyo fruto más notable e importante fue el cambio de vida de muchísimos hombres y mujeres. Estos "baños del alma"[1], como denominaba a los Ejercicios Espirituales ignacianos, lo llevó a predicarlos también en otras partes del país (Santiago del Estero, Tucumán) y a los presos de la Penitenciaría de Córdoba[2].

En cada una de las etapas de su vida sacerdotal, el Cura Brochero se interesó también por el desarrollo socioeconómico de sus fieles, la enseñanza, los caminos, el ferrocarril. Su corazón sacerdotal  se volcó siempre en el servicio hacia los más necesitados. Por esta razón, estuvo dispuesto a golpear todas las puertas y a buscar a todos aquellos que puedan darle una mano a fin de conseguir los medios temporales necesarios para que sus feligreses alcanzaran una vida más digna y cristiana. Sus gestos sacerdotales procedían del amor de Cristo Pastor que busca al hombre necesitado de paz y de perdón, de justicia, de verdad. Todo aquel que reclamaba su presencia sacerdotal (particularmente los enfermos y moribundos cuya atención normalmente requería el recorrido de decenas de kilómetros a caballo) hallaron  en él al ministro de Dios siempre dispuesto a servirles hasta el fin: “Yo me felicitaría si Dios me saca de este planeta sentado confesando y predicando el Evangelio"[3]. Brochero conoció también el dolor de las pruebas en su intensa vida apostólica: críticas e incomprensiones de algunos sacerdotes, religiosas y fieles; indolencia de algunos gobernantes ante sus pedidos de colaboración (particularmente su sueño irrealizado del ferrocarril) y finalmente, su lepra.

Mirando su vida hallamos reflejado un ejemplo viviente para todo sacerdote y un ejemplo concreto y profético de lo que nuestro pueblo anhela ver realizado en sus pastores. Ya lo señalaba un periodista en un artículo escrito en un diario cordobés en 1887:

"Es un hombre de carne y huesos: dice misa, confiesa, ayuda a bien morir, bautiza, consagra la unión matrimonial, etc. Y sin embargo es una excepción: practica el Evangelio. ¿Falta un carpintero? Es carpintero. ¿Falta un peón? Es un peón. Se arremanga la sotana en donde quiera, toma la pala o la azada y abre un camino público en 15 días, ayudado por sus feligreses. ¿Falta todo? ¡Pues él es todo! y lo hace todo con la sonrisa en los labios y la satisfacción en el alma, para mayor gloria de Dios y beneficio de los hombres, y todo sale bien hecho porque es hecho a conciencia. Y no ha hecho solamente caminos públicos: Ha hecho también una buena Iglesia. Ha hecho, además, un gran colegio... ¡y todo sin subsidio de la Provincia, sin erogación por parte de los miembros de la localidad! ¡Lo ha hecho todo con sus propias garras! ¿Milagro? No. La cosa es muy sencilla. Es cuestión de honradez y voluntad. En otros términos: es cuestión de haber tomado el apostolado en serio, como lo ha tomado el cura Brochero"[4].

Otro rasgo de su estilo sacerdotal fue la clara conciencia de que Dios es la fuente auténtica de la dignidad humana y por tanto predicar a Cristo es llevar a todo hombre a una vida más digna y humana. Esta convicción lo llevaba a que en su acción pastoral siempre estuvieran unidos vida en Dios y vida humana más plena. En su mente y corazón de pastor, evangelización y promoción humana formaban un binomio inseparable. A diferencia de muchos sacerdotes de su época, entendió su misión de manera amplia, integral, sin limitarse a lo sacramental, llegando a alcanzar horizontes que aún hoy sorprenden por su audacia, intensidad y amplitud. Su celo evangelizador lo llevó a mejorar las condiciones de vida de sus feligreses: telégrafos, correos, escuelas públicas, caminos, tramitación para conseguir el ferrocarril, promoción del turismo en la zona, proyectos de construcción de un dique, cultivo de peces para alimento de su gente, educación de la mujer a través de la fundación del colegio de niñas con la invalorable cooperación de las Esclavas del Corazón de Jesús.

Su vida, por la gracia del Espíritu, fue progresivamente convirtiéndose en una huella de Jesús en medio del mundo y como Él “pasó haciendo el bien y sanando a los que estaban oprimidos por el mal” (Hech. 10, 38). Fue dejando entre la gente esa “fragancia de Cristo” (2 Cor. 2, 15) que señalaba a todos que Él sigue vivo y operante en la historia a través de la Iglesia. En definitiva, la mística apostólica que encarnó el Cura Brochero consistió en el despliegue humano y concreto de la caridad de Dios derramada por el Espíritu Santo en su corazón sacerdotal.

El Episcopado Argentino en enero de 1964 -en pleno desarrollo del Concilio Vaticano II- expresó a través del Cardenal Antonio Caggiano su adhesión a la figura ejemplar de Brochero:

“Como todos los grandes hombres, Brochero fue un ‘precursor’. Se adelantó a las ideas de su tiempo y a los métodos pastorales y misioneros de entonces, buscando nuevas maneras de transmitir íntegramente el mensaje cristiano. De un humilde pueblo de escasa vida espiritual, hizo una auténtica parroquia cuya irradiación espiritual todavía hoy continúa en toda la provincia de Córdoba. Se ocupó tanto del ‘cuerpo de su parroquia’ (cuidados a los necesitados, obras de caridad y misericordia, mejoras materiales en iglesias, caminos, proyecto de ferrocarril, etc.) como del ‘alma’ de la misma (enseñando, predicando, orando, convirtiendo con la palabra y el ejemplo). Amó a su parroquia hasta el fin y dio su vida por ella. Dios quiso que se inmolara en el más doloroso sacrificio, contrayendo la más penosa de las enfermedades: la lepra, en el decurso de las tareas apostólicas. Pero ni esta enfermedad ni la pérdida de la vista que la siguiera, fueron obstáculo para que el Cura Brochero fuera ‘cura hasta el final’, edificando su parroquia hasta el último día de su vida, con su oración, su Misa, su ejemplo, su caridad”[5].

Por todo esto, los Obispos de esta querida Provincia de Córdoba, no dudamos en afirmar que la Beatificación del Padre José Gabriel Brochero es una gracia también para toda la Iglesia que está en la Argentina y para la Iglesia Católica toda. En el misterio de la comunión de los santos, todos crecemos en la Iglesia cuando alguien como el Cura Brochero, vive en plenitud el Evangelio de Jesucristo. En esta espiritualidad de comunión la Iglesia se convierte en testimonio viviente de la Pascua de Cristo.

Quiera Dios concedernos que todos en la Iglesia -y de manera especial los sacerdotes- recibamos a través de este hecho de gracia que será la Beatificación de Brochero, una profunda invitación a la santidad a la que la vida de Brochero ciertamente nos interpela a través del ejemplo de su vida entregada.

Ponemos estos deseos en las manos de nuestra Madre Purísima, a la que tanto amó y veneró José Gabriel del Rosario Brochero.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
[1] "El Cura Brochero", en Liliana de Denaro, La Faceta Periodística del Cura Brochero, (Centro de Estudios Brocherianos, 2012) p 261.
[2] Cfr. "En la cárcel Penitenciaria. Ejercicios espirituales", "Ceremonia interesante", "En la Penitenciaría", en Idem p 219-221
[3] Carta al Secretario del Obispado Pbro. Eduardo Ferreira (2 Febrero 1907)
[4] ''El Cura de aldea. José Gabriel Brochero" en Liliana de Denaro, La Faceta Periodística… p 166-167.
[5] Boletín oficial del Arzobispado de Córdoba, enero-febrero 1964, 134-137

Fuente: Arzobispado de Córdoba

martes, 18 de diciembre de 2012

Navidad es una noticia que llena de alegría


El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, transmitió que la Navidad es “una noticia que llena de alegría” porque se trata del nacimiento del Redentor, que viene a “salvar a todos”.

Asimismo, el purpurado recordó que las jornadas de fiesta que se aproximan suelen ser “días de movimiento y de sentimiento” y exhortó a no olvidar que también es “día del nacimiento”.

El cardenal hizo esta exhortación en su habitual mensaje de Navidad que la Oficina de Prensa del arzobispado de Buenos Aires difunde por radio y televisión. Para la Navidad de este año el lema elegido fue “Navidad es Jesús”.

“Les anuncio una noticia que los va a llenar de alegría: hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador. Nace Jesús, que te viene a salvar a vos, me viene a salvar a mí y nos salva a todos”, expresó el arzobispo al comienzo de su mensaje.

“Son días de movimiento, días de sentimiento, pero no te olvides del nacimiento. Navidad es Jesús”, relató el prelado.

Fuente: AICA

domingo, 16 de diciembre de 2012

Agenda Parroquial 16 al 22 de Diciembre


DOMINGO 16 DE DICIEMBRE

Tercer Domingo de Adviento
11 hs: Santa Misa.
20 hs: Santa Misa.

LUNES 17 DE DICIEMBRE

18 a 19:45 hs: Narcóticos Anónimos.

MARTES 18 DE DICIEMBRE

19:30 a 21:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 19 DE DICIEMBRE

19 hs: Coro.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20 hs: Santa Misa (Rezo del Rosario antes de la Misa).
21 hs: Jóvenes Universitarios.

JUEVES 20 DE DICIEMBRE

19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20 hs: Santa Misa.
Después de la Misa: Concierto de Coros.

VIERNES 21 DE DICIEMBRE

19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Adoración Eucarística
20 hs: Santa Misa.

SÁBADO 22 DE DICIEMBRE

10 hs: Apoyo Escolar.
10:30 hs: Infancia Misionera.
20 hs: Santa Misa. 

sábado, 15 de diciembre de 2012

Evangelio del Tercer Domingo de Adviento

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: «Pues ¿qué debemos hacer?». Y él les respondía: «El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo». Vinieron también publicanos a bautizarse, y le dijeron: «Maestro, ¿qué debemos hacer?». Él les dijo: «No exijáis más de lo que os está fijado». Preguntáronle también unos soldados: «Y nosotros, ¿qué debemos hacer?». Él les dijo: «No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas, y contentaos con vuestra soldada».
Como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos, diciendo: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con fuego que no se apaga». Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva.
(Lc 3,10-18)

Comentario
Hoy la Palabra de Dios nos presenta, en pleno Adviento, al Santo Precursor de Jesucristo: san Juan Bautista. Dios Padre dispuso preparar la venida, es decir, el Adviento, de su Hijo en nuestra carne, nacido de María Virgen, de muchos modos y de muchas maneras, como dice el principio de la Carta a los Hebreos (1,1). Los patriarcas, los profetas y los reyes prepararon la venida de Jesús.
Veamos sus dos genealogías, en los Evangelios de Mateo y Lucas. Él es hijo de Abraham y de David. Moisés, Isaías y Jeremías anunciaron su Adviento y describieron los rasgos de su misterio. Pero san Juan Bautista, como dice la liturgia (Prefacio de su fiesta), lo pudo indicar con el dedo, y le cupo —¡misteriosamente!— hacer el Bautismo del Señor. Fue el último testigo antes de la venida. Y lo fue con su vida, con su muerte y con su palabra. Su nacimiento es también anunciado, como el de Jesús, y es preparado, según el Evangelio de Lucas (caps. 1 y 2). Y su muerte de mártir, víctima de la debilidad de un rey y del odio de una mujer perversa, prepara también la de Jesús. Por eso, recibió él la extraordinaria alabanza del mismo Jesús que leemos en los Evangelios de Mateo y de Lucas (cf. Mt 11,11; Lc 7,28): «Entre los nacidos de mujer no hay nadie mayor que Juan Bautista». Él, frente a esto, que no pudo ignorar, es un modelo de humildad: «No soy digno de desatarle la correa de sus sandalias» (Lc 3,16), nos dice hoy. Y, según san Juan (3,30): «Conviene que Él crezca y yo disminuya».
Oigamos hoy su palabra, que nos exhorta a compartir lo que tenemos y a respetar la justicia y la dignidad de todos. Preparémonos así a recibir a Aquel que viene ahora para salvarnos, y vendrá de nuevo a «juzgar a los vivos y a los muertos».
Cardenal Jorge MEJÍA Archivista y Bibliotecario de la S.R.I. (Città del Vaticano, Vaticano)

viernes, 14 de diciembre de 2012

Carta de Monseñor Ñáñez por la Navidad


Jesús en su misterio de amor nos reúne en torno al Pesebre para celebrar la Navidad, fiesta llena de sentido y profundidad, fiesta en la que nuestro Pastor Monseñor Carlos Ñáñez  nos invita a "redescubrir en este año de la fe que la fe es un don precioso de Dios que se trasmite y se comparte de generación en generación", dejándonos su bendición pastoral.
Fuente: Arzobispado de Córdoba

domingo, 9 de diciembre de 2012

Agenda Parroquial 9 al 15 de Diciembre


DOMINGO 9 DE DICIEMBRE

Segundo Domingo de Adviento
11 hs: Santa Misa.
20 hs: Santa Misa.

LUNES 10 DE DICIEMBRE

18 a 19:45 hs: Narcóticos Anónimos.

MARTES 11 DE DICIEMBRE

9 a 10 hs: Gimnasia.
19:30 a 21:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 12 DE DICIEMBRE

19 hs: Coro.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
20 hs: Santa Misa (Rezo del Rosario antes de la Misa).
21 hs: Jóvenes Universitarios.

JUEVES 13 DE DICIEMBRE

9 a 10 hs: Gimnasia.
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
20 hs: Santa Misa.

VIERNES 14 DE DICIEMBRE

19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:30 hs: Adoración Eucarística
20 hs: Santa Misa.
Después de la Misa cena fin de año “12 Mujeres”

SÁBADO 15 DE DICIEMBRE

10 hs: Apoyo Escolar.
10:30 hs: Infancia Misionera.
18:30 hs: Bautismos
20 hs: Santa Misa.
Antes y después de la Misa: Exposición y venta de trabajos “Taller de Corte y Confección”.

Evangelio del Segundo Domingo de Aviento

En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios».
(Lc 3,1-6)

Comentario
Hoy, la Iglesia se propone la contemplación de las palabras proféticas de Isaías que se refieren al Precursor del Señor, Juan Bautista, el cual se dio a conocer en el río Jordán anunciando la salvación de Dios. Él tenía la misión de abrir rutas, aplanar caminos, allanar montañas, convertir los terrenos escabrosos en valles frondosos (cf. Lc 3,4-5). También ahora a los cristianos se nos pide —sin ningún miedo al mundo actual— trabajar apostólicamente para que todos puedan vislumbrar la salvación (cf. Lc 3,6) que sólo viene de Dios por Jesucristo.
Tenemos muchas hondonadas para rellenar, muchos caminos para allanar, muchas montañas para trasladar. Quizá son tiempos difíciles, pero no nos faltarán los medios si contamos con la gracia de Dios. Seremos precursores en la medida en que vivamos cerca del Señor y entonces se cumplirán aquellas palabras de la Carta a Diogneto: «Lo que es el alma para el cuerpo, así son los cristianos dentro del mundo». Naturalmente, hemos de amar de todo corazón este mundo en el que vivimos, como decía un personaje de una novela de Dostoiewski: «Amad a toda la creación en su conjunto y en sus elementos, cada hoja, cada rayo, los animales, las plantas. Y amando comprenderéis el misterio divino de las cosas. Y una vez comprendido acabaréis por amar el mundo entero con un amor universal».
San Justino afirmaba: «Todas las cosas noblemente humanas nos pertenecen». Y desde las entrañas del mundo —en medio del trabajo, de la familia, del ambiente social— seremos precursores preparando los caminos de la salvación que viene de Dios. Con el ejemplo y la palabra «sacudiremos la pereza de los que nos rodean, les abriremos amplios horizontes ante su existencia egoísta y aburguesada, les complicaremos la vida, haciendo que se olviden de sí mismos y los llevaremos a la alegría y a la paz», tal como san Josemaría Escrivá describió el trabajo apostólico de los cristianos en medio del mundo.
Rev. D. Josep VALL i Mundó (Barcelona, España)

sábado, 8 de diciembre de 2012

Armemos el pesebre en familia

El presente material quiere ser una ayuda para vivir el tiempo del Adviento. Es una propuesta sencilla elaborada por la Comisión de Liturgia de la Arquidiócesis de Córdoba, y está orientada a posibilitar que el Pesebre en nuestros hogares y comunidades sea armado como camino espiritual.

Situando la mente y el corazón en la pequeña gruta de Belén, desde la Palabra de Dios, podremos re-significar los personajes y elementos que forman parte del pesebre, ayudándonos  a acrecentar la Fe en el misterio de la encarnación.

Año tras año estamos invitados a contemplar y celebrar a Dios que se nos manifiesta con rostro humano, lleno de amor y ternura en el niño de Belén… La tradición de armar el pesebre en nuestros hogares puede ayudarnos a gustar este don de Dios y hacer un lugar en el corazón para recibir al Emmanuel.

# El establo de Belén

“Y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue” Lucas 2, 7

María y José, como tantos de hoy, excluidos de una sociedad que les brinde lo necesario para vivir dignamente, naturalmente, no consiguieron dónde alojarse. Pero todavía quedaba alguien que se apiadara de una mujer embarazada. Un establo, el sitio destinado a los animales, bien podía servirles… Y así fue como el pesebre se convirtió en el primer cobijo de Dios entre los hombres.
Fue San Francisco de Asís a comienzos del siglo XIII, quien realizó el primer pesebre viviente, por una inspiración que tuvo mientras oraba.

Rezamos:
Niño de Belén, danos la capacidad de “dar cobijo” en nuestro corazón y en nuestra casa a los que necesitan  de nosotros afecto y protección. Traemos a nuestra oración a todos los que en su vida se sienten solos… (Expresamos nuestras intenciones particulares.)

# La estrella

“¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? porque  vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo…” Mateo 2,2

La estrella ascendente significa el principio de una vida que resplandece desde su nacimiento. También la estrella significa” la gloria del Señor “anunciada ya por los profetas en el antiguo testamento: “Visitará al pueblo una luz que viene de lo alto, que guiará al pueblo por el camino de la paz”.
En esta estrella ascendente, que para los Magos anuncia un gran Señor, se descubre a Cristo resucitado que trae la salvación a los pueblos…Dios ha dado al mundo una respuesta que guía sus búsquedas y su existencia.

Rezamos:
Niño de Belén, ayúdanos a estar atentos a los signos que nos indican el camino para vivir auténticamente nuestra Fe. Te damos gracias por aquellos que nos la transmitieron y nos acercaron a vos. (Expresamos nuestras intenciones personales.)

# Pesebre y pañales

“Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor, y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre” Lucas 2, 1-12

¿Una señal? Un niño acostado en un pesebre y envuelto en pañales…la grandeza de la vida en la mayor sencillez  y  pobreza material, y el nacimiento de un niño en un lugar inesperado… Es Dios el que nace como un niño, y esto nos habla de una de sus decisiones más contundentes: Él ha elegido encarnarse en lo más pequeño de la sociedad, en lo más débil e indefenso.
¿Cuántos niños hoy no encuentran entre los hombres un lugar para nacer?

Rezamos:
Niño de Belén, te pedimos que en nuestra Patria se respete la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.
Traemos a la oración los niños que no pudieron nacer, a los que sufren la falta de cariño y las necesidades básicas para poder crecer. (Expresamos nuestras intenciones personales)

# Asno y buey

“…encontraron a María, a José, y al recién nacido acostado en el pesebre”. Lucas 2,16

El asno con su mansedumbre, nos invita a pensar que ese niño arropado entre pajas y heno, al calor de los animales no es un monarca terreno… es un rey “manso”, el portador y el creador de la paz… el Rey salvador del mundo.
El buey nos evoca las tareas de labranza, representa el trabajo humano, que dignifica al hombre.
La presencia de ambos animales junto al niño transmite dulzura y desapego, y también  llama a la contemplación.

Rezamos:
Niño de Belén danos un corazón manso y puro semejante al tuyo.
Pedimos a Jesús por la paz y el trabajo de la familia. (Expresamos nuestras intenciones personales)

# María, la Virgen Madre

“Mientras tanto María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón”. Lucas 2-19.

María sacramento de la dignidad de la mujer… Ejemplo y testimonio de fe y de amor… Es la “bendita entre todas las mujeres”. En ella Dios dignificó a la mujer en dimensiones insospechadas, la redimió y la exaltó.
María hoy nos dice que la alegría todavía es posible porque ella sigue dando a luz al Niño, para hacernos conocer el amor, la benignidad y la ternura de nuestro Dios.

Rezamos:
Niño de Belén, Te pedimos que nos regales la docilidad de la Virgen María para aceptarlo TODO. Te pedimos por todas las mujeres que sufren la soledad, la explotación sexual o laboral, la miseria, el abandono, la ancianidad sin afecto.
Ponemos en esta oración a todas las madres de la familia.
(Expresamos nuestras intenciones personales)

# José

“Al despertar, José hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa y, sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso de nombre Jesús.” Mateo 1,24

José, por su fe, su docilidad y el abandono en las manos de Dios, nos permite descubrir que Dios obra la salvación más allá de nuestros planes y de nuestra capacidad.
José cuida el misterio de Dios. Se entrega al misterio y lo adora hecho vida en Belén junto a María. Un misterio de amor y ternura tan grande que, para vivir, hoy necesita todos los corazones de la historia humana.

Rezamos:
Niño de Belén, danos la capacidad y docilidad de interpretar y hacer realidad los signos y la voluntad de Dios en nuestra vida. Pedimos especialmente por los padres de nuestra familia, para que sean como José fieles educadores en la fe.
(Expresamos nuestras intenciones personales)

# Los ángeles

“Y, junto con el ángel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial, que alaba a Dios…” Lucas 2,13

La aparición de los ángeles a los pastores, suscita temor, pero el ángel los tranquiliza: “No teman” Lo que viene a comunicar debe producir alegría inmensa. Su aparición irradia la gloria del Señor.
Los ángeles están presentes en el tiempo de Adviento y Navidad, y están presentes también en nuestra vida, para anunciarnos la presencia de Dios en nuestra personal historia de salvación.

Rezamos:
Te pedimos la capacidad de anunciarte con valentía, gozo y compromiso renovado
en todos los ambientes que frecuentamos. Damos gracias en este momento por todas las personas que con su vida nos enseñaron a conocer a Jesús.
(Expresamos nuestras intenciones personales)

# Los pastores

“Después que los ángeles volvieron al cielo, los pastores se decían unos a otros: Vayamos a Belén y veamos lo que ha sucedido…” Lucas 2,15

El pastor simboliza la vigilancia, está en constante ejercicio de vigilia porque está despierto y quizás ve lo que no ven los otros. Protege a su rebaño, una protección no exenta de sabiduría: sabe como cuidar y qué alimento conviene a las ovejas que tiene a su cargo.
Ellos están invitados a contemplar, como nosotros, mirar con profundidad la presencia de Dios en medio de la historia.

Rezamos:
Dios hecho hombre, en este año de la Fe te damos gracia por este don en nuestras vidas, por la fe que nos trasmitieron los pastores del Pueblo de Dios.
Te pedimos que, como los pastores de Belén, tengamos la sencillez y la sabiduría para CONTEMPLAR tu misterio de amor.
(Expresamos nuestras intenciones personales)

# Los Magos

“La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el Niño .Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al Niño con María, su madre.” Mateo 2, 10-11
Los Magos representan el tributo rendido por el mundo pagano al Mesías recién nacido. La irradiación del nacimiento de Jesús en el mundo entero. Representan también la adoración…los Magos “adoran” al Niño Dios, Se postran ante Él, lo reconocen como soberano, le brindan una adoración que sólo se tributa a Dios.

Rezamos:
Niño Jesús te pedimos nos des la fidelidad a la respuesta de los llamados de Dios en nuestra vida.
Danos la fortaleza de responder su llamado a pesar de que en algunas situaciones no comprendamos claramente lo que Dios nos pide. Como los Magos, queremos seguir “la estrella que nos conduce hacia ti”
(Expresamos nuestras intenciones personales)
(Podemos hacer un propósito personal para este tiempo y lo ofrecemos colocándolo junto al Pesebre.)

# EL NIÑO JESÚS

Podremos colocar el Niño en el pesebre durante el tiempo del adviento, o ubicarlo luego de la celebración de la Nochebuena, donde celebramos con entusiasmo su nacimiento.
El hijo de Dios está recorriendo en este tiempo todas las geografías del mundo y todas conducen a Belén… Pero no en cualquier lugar podrá “renacer”… Él renacerá con su presencia sanadora en los corazones dispuestos a vivir con amor y entregarse por amor como lo hizo Él en medio nuestro.

Fuente: Arzobispado de Córdoba

Fiesta de la Inmaculada Concepción de María


La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe que declara que por una gracia singular de Dios, María no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.

No debe confundirse esta doctrina con la de la maternidad virginal de María, que sostiene que Jesús fue concebido sin intervención de varón y que María permaneció virgen antes, durante y después del embarazo.

Al desarrollar la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios. La doctrina reafirma con la expresión "llena eres de gracia" (Gratia Plena) contenida en el saludo del arcángel Gabriel (Lc. 1,28), y recogida en la oración del Ave María, este aspecto de ser libre de pecado por la gracia de Dios.

Esta doctrina es de origen apostólico, aunque el dogma fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus

 "...declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles..."